en la carrera

Alemania, Virgen del Mar

Los alumnos de 2º de la ESO del Colegio Virgen del Mar han puesto rumbo a Alemania esta semana, cumpliendo con su proyecto anual de intercambio lingüístico-cultural. Se encuentran poniendo en práctica una de las dos lenguas extranjeras de las que se empapan a diario en su centro -la otra es el inglés- y conviviendo con sus compañeros alemanes, que ya el pasado mes de noviembre visitaron Tenerife y mantuvieron con ellos, el día a día de sus clases en el Virgen del Mar. Ahora ha tocado a los alumnos de secundaria de este colegio santacrucero el marchar hasta Alemania, al IGS Gut Spascher Sand, sito en Wildeshausen.

Este proyecto nació durante 2011 en el Virgen del Mar y desde ese entonces, año tras año, con la seguridad de que la constancia da el resultado, han ido renovando esta iniciativa dentro de su programación y se ha convertido en una actividad necesaria y deseada para el alumnado.

Ayer visitaba el Facebook del Colegio y ciertamente confirma lo dicho en las líneas anteriores, las chicas y chicos conviven e intercambian no solo una lengua sino el día a día en Wildeshausen, localidad en la que se encuentran los componentes de esta acertada expedición escolar, una preciosa localidad a dos horas y media de Düsseldorf, justamente una de las esperadas visitas que han realizado ya estos pequeños tinerfeños, la salida a Düsseldorf, donde fueron acogidos por el Ayuntamiento de esta importante región germana.

Cuando tenemos la oportunidad de vivir y observar de cerca vivencias como ésta, nos toca analizar, muchas veces, la historia de nuestra educación. Los que tuvimos la suerte, porque también tenía muchas cosas buenas, de cursar nuestro estudios con la EGB, de las pocas fortunas que no vimos cumplidas, una fue esa, el estudiar lenguas. Recuerdan aquella manera muy de nuestra época de aprender inglés -el alemán ni lo soñábamos-, y digo lo de aprender por decir algo, puesto que en la mayoría de las ocasiones no podíamos aprender, sino estudiar unas palabras y unas construcciones sintácticas para un ejercicio o un examen. ¿Cómo han cambiado las cosas? En este caso para bien, y diría que para mejor. Ahora nuestros pequeños, nuestros jóvenes, en el caso del Virgen del Mar son bilingües plenamente en inglés, y germano hablantes. Un lujo. Hoy los idiomas son una realidad vivida.