CASO ARONA 1

Los Ansorena denunciaron ser extorsionados al tramitar una licencia

Jose Ramón Ansorena (padre). / SERGIO MÉNDEZ Jose Ramón Ansorena (hijo). / SERGIO MÉNDEZ Jose Ramón Ansorena (hijo). / SERGIO MÉNDEZ
<
>
Jose Ramón Ansorena (padre). / SERGIO MÉNDEZ

Se abre un nuevo capítulo en el juicio del Caso Arona 1. Esta vez ha sido el turno de José Ramón Ansorena (hijo), que declaró durante tres horas, y José Ramón Ansorena (padre). Los empresarios denunciaron ser extorsionados para adquirir una licencia con una grabación como prueba.

Los Ansorena, que denunciaron una extorsión para tramitar una licencia en Costa del Silencio al inicio de los años 2000, mantuvieron toda su acusación contra el exconcejal de urbanismo, Félix Sierra; los arquitectos municipales, Elíseo de la Rosa y Roberto de Luis; así como, Arsenio Zamora, el empresario intermediario al que pagaron en efectivo un millón de pesetas y luego 9.000 euros antes de grabarle una conversación en la que volvía a pedirles dinero, en este caso 45 millones de pesetas para lograr la licencia de una urbanización de 205 viviendas que nunca se llegaron a construir, pese a lograr el permiso formal en 2005, dos años antes de entregar la cinta grabada con la presunta extorsión fuera entregada ante el juez instructor Nelson Diaz.