positivando

La autoconfianza

Me permites que hoy comience haciéndote una pregunta un tanto personal? ¿Confías en ti? No contestes de inmediato. Me gustaría que te tomaras unos minutos y valoraras todos esos momentos donde te has quedado parado y te ha vencido el miedo al fracaso. Aquellos momentos donde has dudado de tus capacidades y competencias. Esos momentos, quizás para ti, han sido pocos o, para ese otro amigo que nos lee, han sido más. Sin duda alguna estamos hablando de un potencial a desarrollar en cada uno de nosotros que denominamos autoconfianza. Ciertamente confiar en uno mismo no es fácil ya que quizás esa imagen que tienes de ti mismo no es la que te gustaría o incluso a la hora de actuar cuestionas todo aquello que haces. Te sientes poco eficaz. Ahora podrías pensar que la autoconfianza es algo destinado a algunos marcados por la providencia. Pues no te lleves a engaño: con algo de voluntad y amor hacia ti podrías comenzar a construir tu autoconfianza. Para ello es importante que comiences a observar esas posibles debilidades para fortalecerlas. Diseña pequeños retos donde las pongas a prueba y así comenzarás a tener éxitos. Comenzarás a sentirte mejor contigo. Conjuntamente es bueno que comiences a aceptarte tal y como eres.

Todas las personas tenemos potencialidades que debemos de poner en valor, así como aceptar esas debilidades te hará aprender de ambas. Al mismo tiempo debes de fomentar la comprensión de tus emociones y cómo éstas influyen sobre todo aquello que llevas a cabo. Debes centrarte en describir la inseguridad que te produce el miedo, ya que solo cuando comienzas a conocer tu forma de reaccionar en los momentos difíciles estarás preparado para gestionar mejor y para evitar frenos en tu confianza. Pero ojo, no tengas prisa, todo cambio lleva tiempo. Es más, debes desechar la palabra error o fallo de tu vida. Existen miles de oportunidades de mejorar y aprender. Simplemente necesitas tiempo y práctica para observarte y autodisciplinarte. Por lo tanto, recuerda que la autoconfianza depende de ti. Para ello debes creer en tus posibilidades como persona y entender que, con entusiasmo y constancia, vas a llegar al final del camino. Para ello trázate planes de vida basados en objetivos y metas reales y que vayan en concordancia con tus fortalezas. Cree en tus posibilidades y, a partir de ahí, te enfrentarás mejor a la lucha diaria.

*Psicólogo y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva
@jriveroperez