La biblioteca municipal registró el pasado año 352 nuevos lectores

Francisco Linares y Juan Carlos González Orta hicieron balance de las acciones de la biblioteca en 2015. | DA
Francisco Linares y Juan Carlos González Orta hicieron balance de las acciones de la biblioteca en 2015. | DA

La biblioteca municipal de La Orotava, una de las más importantes de Canarias, con una media anual que supera las 50.000 visitas. La institución ha tenido que adaptarse a los tiempos actuales e incorporar las nuevas tecnologías para acercar el centro a los usuarios y ofrecer un adecuado servicio. Una prueba de que lo ha conseguido es que en 2015 registró 352 nuevos usuarios, siendo abril el mes de más altas, con 48 personas, y julio el de menor, con 17.

Los préstamos también aumentaron, pasando de los 13.083 visitas de 2014 a los 13.289 del pasado año. El mes que más se entregaron fue abril, con 796 ejemplares, seguido de marzo (778) y octubre (727), mientras que los que menos es fueron febrero (553), diciembre (624) y junio (612).

El alcalde villero, Francisco Linares, y el director de la biblioteca, Juan Carlos González Orta, hicieron ayer balance general del funcionamiento de este centro resaltando las principales acciones y proyectos llevados a cabo el pasado año.

Linares subrayó que anualmente se destina una importante inversión para su mantenimiento, adquisición de nuevos ejemplares y para cubrir los horarios extraordinarios en fechas determinadas como las épocas de exámenes. El pasado año se ofrecieron 427 para prestar servicio de sala de estudio.

La biblioteca cuenta en la actualidad con 61.450 ejemplares, de los que unos 41.700 están catalogados. En lo que respecta a la selección y posterior adquisición de nuevos títulos se decide teniendo en cuenta tanto las ediciones de obras de máxima actualidad en distintos ámbitos como la literatura o la historia, y atendiendo a las peticiones de los usuarios. De forma paralela se potencia la colección de materiales especiales, compuesta por documentos no bibliográficos como discos digitales, vídeos, mapas o microfichas.

En la hemeroteca, sección autónoma que se encarga de las publicaciones seriadas como periódicos, revistas o boletines, se consultaron el pasado año 15.308 ejemplares. Se excluye la consulta diaria de prensa y revistas, ya que los usuarios acceden directamente a ella.

El número de socios de la biblioteca, integrada en la Red de Bibliotecas de Canarias (BICA), es de 3.217: 2.675 adultos; 2, instituciones y 540 niños (menores de 14 años).

Las consultas al OPAC (Online Public Accept Catalogue) alcanzaron las 2.511 búsquedas y 1.491 visualizaciones. Se trata de un terminal de ordenador para la consulta del catálogo automatizado de la Biblioteca, siendo un acceso online al que se puede llegar desde cualquier dispositivo y un indicador que registra las búsquedas del usuario en la colección. También se cuenta con eBiblioCanarias, un servicio de la Red de Bibliotecas de Canarias (BICA) que facilita el acceso a la lectura de libros electrónicos y donde puede realizar la descarga en préstamo.

Datos de interés
– Actos culturales. La biblioteca ofreció en 2015 ocho actos culturales y dinamizadores para fomentar la lectura: celebración de efemérides como el Día del Libro y de Canarias, teatro, recitales, charlas, y ajedrez.

– Visitas guiadas. El año pasado se atendieron a unos 300 escolares que se acercaron a la institución para conocer in situ sus servicios y funcionamiento.

– Reservas. En 2015 se hicieron 165.

– Fondo general. Hay 32.806 títulos y a éste se suman los 19.834 del Fondo Del Hoyo Machado-Salazar, los 8.336 del Fondo Lugo y Massieu y los 474 del Fondo del Convento de Santo Domingo.

– Horas extraordinarias. El pasado año se hicieron 427 horas extraordinarias para prestar servicio de Sala de estudio.

– Club de Lectura. En sus tres años de andadura ya se han suscrito 44 personas.

– Otros servicios. Conexión Wi-Fi y el acceso a los principales canales en las redes sociales como Facebook, Twitter, Pinterest, Blog o Youtube.

– Previsiones para 2016. Se seguirá con la catalogación automatizada de los fondos, la adquisición de obras de actualidad y la mejora de la infraestructura.