cuestión de pactos

El candidato del PSOE anuncia un acuerdo ‘exprés’ con Ciudadanos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aceptó ayer la reforma constitucional exprés con cinco puntos que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, había puesto sobre la mesa, que son imposibles sin el PP, por lo que se avino a cerrar un acuerdo de legislatura con la formación naranja.

“Cuando hay voluntad de cambio, hay voluntad de acuerdos”, comentó Sánchez en una rueda de prensa en el Congreso, donde confirmó que los socialistas dirán sí a los cinco asuntos que el partido naranja quiere tocar de la Carta Magna, incluido el de comenzar a suprimir las diputaciones -excepto las del País Vasco y los consejos y cabildos insulares de Baleares y Canarias- para crear “consejos provinciales de alcaldes”. También acepta la eliminación de los aforamientos para diputados y senadores, la limitación de la presidencia del Gobierno a dos legislaturas, la revisión del Consejo del Poder Judicial y la reforma de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), para facilitar sus tramitación.

“Si esas son las peticiones que tiene Ciudadanos y Albert Rivera, que no le quepa duda a los españoles, habrá acuerdo”, anunció. Sánchez reúne esta mañana a su ejecutiva federal, la encargada de ratificar cualquier pacto y convocar la consulta de la militancia. Si se llega a ese pacto, la dirección socialista convocará la consulta de la militancia y el Comité Federal. La consulta no será vinculante, pero “compromete políticamente”.

Horas antes, Albert Rivera avanzaba que el acuerdo con el PSOE estaba “cerca”, pero que había “escollos importantes”, por lo que pidió a los socialistas “un último esfuerzo” y condicionó cualquier pacto a una reforma exprés de la Constitución para la regeneración democrática. El principio de acuerdo establece que no se subirá el IRPF, que se reformará el Senado y que se modificará la redacción del artículo 135 de la Constitución, sobre la estabilidad presupuestaria, una iniciativa de Mariano Rajoy por indicación de la Comisión Europa que el PSOE y el propio Sánchez apoyaron en su momento. Según fuentes del partido de Albert Rivera, los tipos del IRPF no se van a incrementar, mientras que en el impuesto de sociedades se quitarán deducciones y bonificaciones y se ampliará la base para aumentar la recaudación. En cuanto al IVA, se modificará el tipo aplicable a los productos y servicios culturales, que pasará del normal (21%) al reducido (10%).

Paralelamente, el Partido Popular y Ciudadanos se han emplazarse a negociar a partir del 5 de marzo, tras la segunda votación de investidura del socialista Pedro Sánchez.

Podemos se aleja del pacto con los socialistas
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, avisó ayer que si el PSOE anunciaba un pacto con Ciudadanos que fuera un “acuerdo de gobierno”, habría elegido emprender un viaje con el PP”, porque no tendrá votos suficientes para la investidura y debería negociar con los populares, que, resaltó, “es lo que siempre han querido” los de Albert Rivera. Por eso, deseó más bien que el PSOE trabaje en conseguir la abstención de Ciudadanos para que salga adelante un Ejecutivo de PSOE, Podemos, IU y Compromís.
“Si consiguen que se abstengan, buen trabajo, pero si el PSOE se plantea que puede haber un Gobierno negociando simultáneamente con Ciudadanos y con Podemos nosotros decimos que no es posible”, zanjó. Los negociadores de Podemos se reunieron con los del PSOE y luego se sumaron los de IU y Compromís. Tras entrevistarse con Iglesias, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, animó a Podemos a convencer al PSOE sobre el referéndum para Cataluña y Francesc Homs (DiL) avisó a Sánchez de que “sin asumir contrapartidas” no podrá ser investido.