Caso Arona 1 / 15ª jornada

Las defensas insisten en que “no hubo enriquecimiento ilícito solo sospechas”

Un guardia civil contesta a las preguntas de la fiscal / NORCHI
Un guardia civil contesta a las preguntas de la fiscal / NORCHI

Mientras las defensas de los acusados de cohecho (El exconcejal Félix Sierra, el empresario Arsenio Zamora y los técnicos municipales, Eliseo de la Rosa y Roberto de Luis) insistían que contra ellos “solo hay sospechas” y ninguna prueba concluyente de “enriquecimiento ilícito”, tres guardia civiles que participaron en los registros ordenados por el juez instructor, mantuvieron su relato, recogido en el sumario, que es utilizado por el Ministerio Fiscal para acentuar la petición de años de cárcel, inhabilitación y multas económicas.

Uno de los datos más significativos dados a conocer hoy, fue el hallazgo en el domicilio de Eliseo de al Rosa, aparejador municipal, “de 14 billetes de 500 euros y muchos más de 50 euros”, comentó el primer funcionario de la Guardia Civil que declaró, tras el registro efectuado el 19 de diciembre de 200, tras ordenamiento del juez Nelson Díaz.

Además declaró que durante la inspección del estudio de Eliseo de la Rosa, realizado en septiembre de ese mismo año, fue intervenida una nota manuscrita que le pasó a su hija el exarquitecto, cuando esta quiso llevarle comida, en la que le instaba a que “fuera al domicilio y cogiera dinero de una caja fuerte”.

El agente de la Guardia Civil también declaró que cuando llegaron al estudio del exarquitecto municipal, “su esposa estaba sacando cajas con documentación sobre expedientes de obras”, momento en que “fueron incautados”, afirmó el agente.

La segunda declaración de la rápida jornada -apenas duró una hora- tuvo como protagonista a un subteniente que habló de los elementos técnicos para la intersección de comunicaciones y cómo se procedió a la cadena de costodia de las cintas en DVD.

Las defensas no realizaron preguntas a los dos primeros testigos, pero si fueron activos con el tercero, un sargento que llevó el peso de la investigación patrimonial de los acusados de supuesto enriquecimiento ilícito.

Tanto la letrada de Félix Sierra, como la de Arsenio Zamora o el de Roberto de Luis, trataron de desmontar los informes por las lagunas habidas en la investigación, centradas en unos años en que ya sus clientes disponían de patrimonio acumulado.

El agente defendió que la investigación se centró en un período de tiempo que comenzaba en el año 1999, en el caso de Félix Sierra, “porque era necesario acotar” las pesquisas ante la gran documentación encontrada, insistiendo que en el caso del exconcejal Sierra, se apreció un “sospechoso” incremento de sus bienes, sin que constara que se trataba de una herencia como él manifestó, dijo el guardia civil.

La letrada Olga López, incisiva, relató que los 181.000 euros que llamaron la atención de los agentes en el patrimonio de Sierra “pertenecen a dos sociedades y están debidamente declarados”, no como se recoge en el sumario, e incluso reveló que los 20.600 euros que los investigadores también tildaron de “sospechosos” correspondían a un Previplan que Sierra abrió en 1978 cuando su primer hijo tenía dos años, descontándose de su nómina de CajaCanarias. Cansado del duro interrogatorio de Olga López, el agente no dudó en exclamar: “me está haciendo usted una jugada un poco extraña”.

Esteban Sola, letrado del arquitecto Jorge Menéndez, apoyó a sus colegas con esta pregunta al agente: “¿no le resulta extraño que la Agencia Tributaria no haya encontrado motivos para revisar la declaración de Roberto de Luis?”. “No conozco su política tributaria”, contestó