Detienen a tres personas por el robo de baterías industriales a una aerolínea en Gran Canaria

El Equipo Roca perteneciente a la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas ha detenido a tres personas entre el 8 de enero y el 2 de febrero, todos ellos de nacionalidad española y vecinos de Las Palmas de Gran Canaria, como presuntos autores de cinco delitos de hurto al presuntamente sustraer un total de 1.852 kilogramos (según el peso de sus ventas) de baterías industriales de una aerolínea en Gran Canaria.

La primera de las detenciones se produjo el 8 de enero gracias a los resultado de control y vigilancia de los agentes sobre las ventas realizadas en las distintas recuperadoras de la isla, lo que motivó el arresto de A.D.M., de 33 años de edad y nacionalidad española, sin antecedentes policiales, como presunto autor de tres delitos de hurto, al localizar tres ventas de baterías industriales en una de las recuperadoras mencionadas.

En concreto, A.D.M. accedía supuestamente al lugar donde depositaban el material debido a una relación laboral que tenía con la compañía aérea, lo que le permitió vender hasta 1.152 kilos de material en centros de recuperación de metales. En este sentido, “no se ha podido recuperar ninguna” de las baterías sustraídas, según informó la Guardia Civil en nota de prensa.

Asimismo, el 22 de enero, los agentes detuvieron a J.J.H.F., de 54 años de edad y nacionalidad española, como presunto autor de dos delitos de hurto al localizar dos ventas de baterías industriales en una recuperadora, alcanzando este material un peso de 700 kilogramos. También se comprobó que J.J.H.F. mantenía una relación laboral con la compañía aérea.

Finalmente, los agentes detuvieron el 2 de febrero a M.R.C., de 36 años de edad y nacionalidad española, como presunto autor de tres delitos de hurto. Asimismo, M.R.C. ocupaba un cargo de responsabilidad en la empresa afectada por los hurtos, tenía pleno conocimiento de las ventas realizadas por A.D.M., dando autorización verbal en las tres ocasiones que efectuó las ventas de las baterías propiedad de dicha empresa, por lo que se le considera “colaborador necesario” para la perpetración de los tres primeros delitos de hurto.

La Guardia Civil continúa con las correspondientes gestiones de investigación y localización del material sustraído, quedando todos los detenidos a disposición judicial del correspondiente Juzgado de Instrucción en Funciones de Guardia de Arucas.