nacional

Espinar admite el “error” con la obra de los titiriteros pero ve desproporcionado pedir la dimisión de Carmena

EUROPAPRESS
EUROPAPRESS

El senador de Podemos Ramón Espinar ha admitido el “error muy grave” que supuso la contratación por parte del Ayuntamiento de Madrid de la obra de títeres en la que se mostraba una pancarta con el lema ‘Gora alka-ETA’ pero ha censurado la desproporcionalidad que supone pedir por ello la dimisión de la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

“Una mala programación de una obra de teatro, por grave que sea, no justifica la petición de dimisión de la alcaldesa de Madrid“, ha subrayado en declaraciones al Canal 24 horas de RTVE recogidas por Europa Press.

En esta línea, ha defendido que se ha “cometido un error muy grave” al programar esta obra en horario infantil y para niños –“incluso en horario de adultos tiene contenido poco edificante”, ha dicho– pero ha recordado que el Ayuntamiento cesó inmediatamente al director artístico responsable directo de la programación, Ramón Ferrer Prada.

“Yo creo que hay que pedir responsabilidades y autocrítica a las fuerzas políticas que están en los gobiernos cuando se equivocan. Nosotros nos hemos equivocado y hemos asumido las responsabilidades pero creo que es importante la proporcionalidad”, ha subrayado.

Por ello, considera desproporcionado que se reclame la dimisión de la alcaldesa Manuela Carmena por este caso. “A la alcaldesa de Madrid se le pediría la dimisión si fallara su contrato con la ciudadanía y a los objetivos fundamentales de su programa, si no cumpliera con sus compromisos de gobierno”, ha señalado.

Espinar, que ha eludido valorar la puesta en libertad de los dos titiriteros, ha defendido en cualquier caso que en la obra no se hacía apología del terrorismo –“confundir una pancarta en una representación teatral, que juega en el terreno de la ficción, con apología del terrorismo, me parece grave, ha defendido– y ha reclamado la libertad de expresión.

SALVAR AL SOLDADO RYAN

“A nadie se le ocurriría viendo ‘Salvar al soldado Ryan’, cuando aparecen esvásticas, que Steven Spielberg deba ser juzgado por enaltecimiento fascismo o del nazismo. Eso no se le ocurre a nadie, juega dentro de la ficción y de la representación”, ha alegado al respecto.

En este sentido, ha defendido “el derecho de la gente de la cultura a la libertad de expresión” porque es necesaria “una cultura libre y que pueda expresarse”. “No desde luego en horario infantil y no desde luego con dinero público”, ha apostillado no obstante.

“Quien se dedica a la cultura, a la expresión cultural en el terreno de la ficción, tiene que tener garantizada la libertad de expresión porque si no estamos poniendo en riesgo cosas serias”, ha concluido.