CD TENERIFE

Javier Pérez tendrá una plaza cerca del Heliodoro Rodríguez López

Javier Pérez (izquierda). | DA
Javier Pérez (izquierda). | DA

El Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife aprobará este viernes dedicar una plaza de la ciudad a la memoria de Javier Pérez Pérez, expresidente del Club Deportivo Tenerife.

Este espacio estará localizado entre las calles Góngora y Eduardo Zamacois, muy cercano al estadio Heliodoro Rodríguez López, donde se recordará la figura de quien fuera mandatario de la entidad entre 1986 y 2002, período en el que alcanzó las cotas deportivas más altas de su historia.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, ha explicado en una nota que el Consistorio adopta este acuerdo plenario “para honrar como se merece al presidente que llevó al Tenerife a la posición más alta de su dilatada trayectoria”.

“Es el justo reconocimiento de Santa Cruz a uno de sus dirigentes deportivos más célebres. El nombre de la capital y de la isla se paseó por toda España y Europa bajo su presidencia, así que ahora es de justicia que un rincón cercano al estadio recuerde su figura para siempre”, añadió.

La iniciativa de concesión de honores y distinciones a Javier Pérez fue promovida el pasado año por un amplio colectivo de ciudadanos y entidades, encabezados por el Club Deportivo Tenerife.

Dentro del expediente que da pie a la distinción se destaca que Javier Pérez “fue una persona inteligente que soñaba a lo grande. Como gran visionario del fútbol, ideó un Tenerife capaz de codearse con los mejores equipos españoles y europeos. El Club, de su mano, llegó a ser capaz de generar ilusiones insospechadas, adquiriendo una gran relevancia y convirtiéndose en una referencia en todos los ámbitos de la sociedad chicharrera”.

Nacido en Barlovento (La Palma) en 1946, Pérez obtuvo la licenciatura en Medicina en Granada y ejerció como ginecólogo en Santa Cruz. Simultaneó su profesión con el cargo de profesor titular de Obstetricia en la Universidad de La Laguna (ULL) hasta que el 20 de junio de 1986, con 40 años de edad, su afición por el fútbol le lleva a convertirse en presidente del Club Deportivo Tenerife.

Al año siguiente, el equipo blanquiazul abandonó la Segunda División B y lograba el ascenso a Segunda. Dos años más tarde, en 1989, el Tenerife retornaba a Primera División, categoría en la que militó durante diez temporadas de manera ininterrumpida.

Durante esta década, el Tenerife vivió su mejor época. Alcanzó las semifinales de la antigua Copa de la UEFA (1997) y de la Copa del Rey (1993), terminó como quinto clasificado de Primera División en dos ocasiones (1992-93 y 1995-96) y conquistó el trofeo Joan Gamper (1993).