SOCIEDAD

Una lección de vida en Los Indianos

Foto DA
Foto DA

El Carnaval de Los Indianos se ha convertido en una tradición que traspasó ya las fronteras de La Palma y atrae cada año a miles de canarios de las siete islas y hasta de allende el mar. En medio de un magnífico entorno histórico, el casco antiguo de la capital palmera, una multitud de personas vestida de blanco, al modo en que retornaban los emigrantes de América, se divierte con música cubana mientras se espolvorean de talco horas y horas, como si de una nevada invernal se tratase.

En ese ambiente hay una persona, ya personaje, que recorre las calles históricas santacruceras empuñando un cartel que mueve a la reflexión: se trata de Antonio Gutiérrez, un ‘indiano’ a punto de cumplir los 90 años, quien divulga el lema “Lo importante no es mantenerse vivo, sino mantenerse humano”. Una frase del escritor y periodista británico George Orwell, fallecido en 1950, y que poco podría haber imaginado que un palmero la enarbolara en tan originales como carnaveleras circunstancias, ya entrado el siglo XXI.

Antonio Gutiérrez es muy conocido en la Isla Bonita, no solo por esta forma suya tan especial de disfrutar de Los Indianos, sino porque trabajó toda la vida en un puesto del mercado municipal de su Santa Cruz de La Palma, donde reside. Allí hacía y vendía quesos de almendras, marquesote, merengues, bizcochones y mojo rojo.

En la imagen aparece durante la celebración de esta fiesta en 2016, en la calle Real, ofreciendo su sonrisa a quienes le pedían retratarle, sabedor de que estaba dando una lección de vida difícil de olvidar.