Tenerife

Las lluvias de esta semana elevan el 5% el nivel de las balsas de la Isla

Lluvias en Santa Cruz. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
Lluvias en Santa Cruz. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

La falta de lluvias que ha protagonizado todo el otoño y lo que llevamos de invierno provocó la actuación, hace un mes, de los agricultores y el Cabildo tinerfeño con el fin de hacer frente a una posible sequía este verano. Las precipitaciones registradas esta última semana dan un respiro al sector, pese a que el granizo causó algunos daños en el campo.

Las lluvias registradas estos últimos días, casi las únicas del año, han permitido elevar el 5% el nivel de las balsas tinerfeñas, que pasan de estar, como media en el 51% a finales de enero, al 56% de su llenado, que contabilizan en la actualidad, informó a DIARIO DE AVISOS el consejero de Agricultura y Ganadería del Cabildo de Tenerife, Jesús Morales. Este aumento, asimismo, resulta más significativo si se compara la situación en estos momentos con los datos de finales de diciembre, cuando aún el Gobierno insular no había comprado agua. En este caso el nivel de crecimiento alcanza el 8%, puesto que los embalses estaban al 48% de su capacidad.

Al respecto, Morales recalcó este incremento gracias a las lluvias, que ha provocado, a su juicio “más beneficios que perjuicios”. Además, aclaró que en la zona norte el crecimiento ha sido mayor, del 6% (se encuentran al 64%), frente a la zona sur, que está al 40% como media.

El responsable insular se mostró confiado en que este dato aumente en las próximas semanas, por las características de llenado de los embalses. “Las balsas tienen tres sistemas de llenado: la compra de agua, la procedente de escorrentía y el excedente de agricultores y ayuntamientos, ya que cuando no la necesitan la derivan; por ello puede ser que en las próximas semanas el nivel no baje o incluso aumente porque no se demande agua”, explicó.

“Estas últimas lluvias tranquilizan pero no podemos bajar la guardia, por eso vamos a seguir trabajando en nuevas infraestructuras que permitan complementar las aguas subterráneas”, explicó el consejero. Además, señaló la intención del Cabildo de seguir comprando agua en el mercado privado, en el caso de que sea necesario. Cabe recordar que el pasado mes de enero se adquirió cantidades de agua para las balsas, lo que supuso un crecimiento medio del 3%. “Vamos a seguir trabajando en buscar nuevas fuentes de suministro, como el agua regenerada y preparar la Isla para que sea más competitiva”, añadió. Pese a estas medidas, Morales reconoció que probablemente, si la tendencia se mantiene, no hará falta la puesta en marcha de desaladoras portátiles, como en su momento se planteó.
De los embalses que se encuentran a mayor capacidad destaca el caso de Valle Molina, al 63%, Montaña de Taco, al 80%, o la Cruz Santa, al 90%. En el lado opuesto se halla Lomo del Balo, al 13%, y Llanos de Mesa, al 15% de su capacidad.

Daños en el Norte
“El efecto positivo de las lluvias ha sido mayor a los daños causados”, afirmó el consejero insular de Agricultura. Así, puso como ejemplo el caso del cultivo de la papa, que “estaba a punto de perderse por la falta de lluvias, al igual que los frutales de medianías”.

Sobre los cultivos más afectados por las inclemencias del tiempo estas última semana, Morales apuntó a los de hojas verde, tales como espinacas, coles y lechugas, principalmente en la franja norte, según los datos extraídos de las agencias de extensión agraria. Señaló a las zonas altas de San Juan de la Rambla, Icod el Alto o Santa Bárbara, en Icod, en donde se ha visto afectada en la calidad el 50% de la producción de este tipo de cultivo.

En cuanto a la papa, los niveles generales de pérdida pueden estar “entre el 5% y el 10% de la producción total”, mientras que el granizo y el viento causó, también, afección, pero muy leve, en el caso del plátano. “En infraestructura de detectó algún daño leve por escorrentía, pero en general hay más beneficios que pérdidas”, aclaró el responsable insular.

Ahora teniendo en cuenta esta situación hay que esperar para ver si se repiten las precipitaciones los próximos meses o por si, por el contrario, habrá que volver a las medidas planteadas para captar más agua.

Invierten 26’5 millones en obras hidráulicas

El presupuesto en materia de Aguas por parte del Cabildo tinerfeño asciende este año a 26,5 millones de euros, de los cuales la mayor parte va destinado a la red de distribución de agua potable y mejoras de saneamiento y depuración. Así lo explicaron ayer en rueda de prensa el presidente insular, Carlos Alonso, el consejero de Aguas, Manuel Martínez, y el nuevo gerente del Consejo Insular de Aguas, Javier Davara.

Uno de los beneficios que trae aparejado la inversión insular, a la que se suma la de otras administraciones en materia hidráulica, es la importante reducción de los niveles de flúor en el agua, que a lo largo de este año pueden estar solucionados en buena parte de la población que hoy en día está afectada.

Las inversiones se realizarán por parte del área tanto a través del propio Consejo Insular, como de la empresa Gesta, creada hace algunos años pero que por problemas económicos inicia su actividad este ejercicio.

La totalidad de los 26,5 millones de euros se divide en cuatro bloques. En materia de agua potable se gasta 14,9 millones, en actuaciones de la red de abastecimiento, evitando así las pérdidas, que ascienden a 24 millones de euros. Este año entrarán en funcionamiento las desaladoras de Granadilla y Fonsalía y se pondrá en servicio la red de distribución de ambas infraestructuras. También se invertirá en nuevos depósitos en Santiago del Teide, Granadilla, Adeje, La Guancha o La Matanza.
Para actuaciones de saneamiento y depuración se consignan unos 10 millones de euros, y se prevé diferentes estaciones de bombeo, entre otras obras. El área de Aguas destinará 873.000 euros a trabajos de drenaje en los barrancos de Las Huertas y Tío Pino y 433.000 euros en el ámbito tecnológico.