política

Manual para la reinvención de CC

Consejo Político Nacional de Coalición Canaria (CC), celebrado en Gran Canaria el pasado sábado. | DA
Consejo Político Nacional de Coalición Canaria (CC), celebrado en Gran Canaria el pasado sábado. | DA

Coalición Canaria (CC) reconoce que su futuro “es incierto” y que la suma de factores como su “desgaste” en el poder, su “división interna”, la “crisis socioeconómica” y el “nuevo ciclo político” son un “escenario que entraña muchos riesgos” para el partido.

Es la “reflexión” que hace su secretario general, José Miguel Barragán, en un informe ratificado el pasado sábado ante el Consejo Político Nacional, y en el que da un recetario para intentar frenar la pérdida de votos, al registrar el 20 de diciembre el peor resultado en las más de dos décadas de historia de CC, apenas el 8,9% de los sufragios.

Aunque la dirección del partido pide a los afiliados que no se “avergüencen”, pues pueden atribuirse “muchos éxitos y logros en “la modernización de Canarias” entre 1993 y 2015, advierte de “errores”: “No hemos sabido explicar parte de nuestro trabajo, ni de mantener la ilusión y tampoco adaptarnos al cambio social y político”. De ahí que en el informe plantee “un cambio valiente”, que no se base solo en un “cambio de líderes”, pues “el mayor peligro” sería “una simple huída hacia delante”.

Tal es así que, pese a 22 años en el poder, los nacionalistas se previenen de que CC debe “tener claro” qué “principales instrumentos y proyectos puede contribuir a un mejor autogobierno”. Y los detalla: “una televisión útil a todos los canarios”, una política de seguridad propia con la Policía autonómica, la posibilidad de controlar el crecimiento poblacional por la limitación del territorio en razón de la condición ultraperiférica de Canarias, políticas de empleo para los residentes, apoyo al “tejido empresarial canario”, “apuesta por las energías renovables”, política de transportes que una a Canarias, “contenidos canarios en la cultura y la educación”, y una hacienda propia.

La principal cura que plantea el informe para “reinventar” CC es que cargos, militantes y simpatizantes “sean también activistas” y creen foros de debate (“recuperar la calle, volver a escuchar” es la consigna), un mensaje que ya se nota que algunos están aplicando en las redes sociales. Los nacionalistas las quieren aprovechar para que “colectivos sociales y prescriptores de opinión” les den “propuestas de ideas”. Es más, incluso Barragán aboga por que los militantes puedan “participar en la elección de los representantes del partido”. Al final, de ese debate surgirá un “Manifiesto político del nacionalismo canario para el siglo XXI” que guíe las ponencias del VI Congreso de la organización.

INFORME APROBADO POR EL CONSEJO POLÍTICO
EL DIAGNÓSTICO
Cúmulo de factores. La dirección de CC menciona el desgaste en el poder, la división interna, la crisis económica y “un nuevo ciclo político”.
Ausencia de reacción. La pérdida de votantes la achaca CC a “una falta de respuesta y el inmovilismo en el seno de las estructuras y liderazgos de CC”.
Desconexión de la gente. CC “ha perdido el contacto” con la sociedad y se han “desdibujado las metas colectivas que forjaron” la creación de esta organización política
Falta de adaptación. El informe aprobado por CC sostiene que no ha sido capaz de explicar su trabajo, ni mantener la ilusión ni “adaptarse al cambio social y político”, que implica “nuevas ideas y nuevas formas de hacer política”.
LAS SOLUCIONES
Debate entre los militantes y en las redes sociales en torno a “el papel que deben liderar” los cargos de CC sobre el modelo socioecónomico; la gestión pública; la “ética, la transparencia, la cultura del esfuerzo”… y también sobre el modelo de partido (funcionamiento interno, “fundamentos nacionalistas” y “posición ideológica”).
Todos a una: “activismo”. Para “reconstruir un proyecto político”, la dirección de CC propone “buscar las mejores fórmulas para que los cargos orgánicos, los militantes, los simpatizantes y los representantes públicos sean también activistas”, creando foros de debate “para recuperar el diálogo y la sintonía de las ideas con la ciudadanía”. A todos ellos se les pide “una implicación total”.