Un MVP con pasado blanquiazul

Ayón, en un partido con el Tenerife Rural frente al Mallorca. / S.M.
Ayón, en un partido con el Tenerife Rural frente al Mallorca. / S.M.

Humildad, honradez, trabajo, sacrificio, fidelidad hacia sus orígenes y agradecimiento con los que le dieron la oportunidad de triunfar en el baloncesto, todas esas virtudes se aglomeran en el ADN del jugador más valioso de la pasada Copa del Rey, el mexicano Gustavo Ayón, un MVP con pasado blanquiazul después de que fuera en el Tenerife Rural en el equipo en el que explotaron unas virtudes que le harían dar el salto sucesivamente a la Liga ACB y a la NBA.

Y es que en la Isla encontró Gustavo Ayón un equipo con el que creció y un entrenador que lo convirtió en el proyecto de estrella que acabó siendo. Iván Déniz apostó por él y no se equivocó. “Cuando lo conocí en México vi su tremendo potencial físico y sobre todo veía que por su movilidad era un jugador que si conseguía entender el juego y mejorar su tiro media y larga distancia su potencial era Europa claro”, señalaba ayer Déniz desde México, donde entrena a los Soles de Mexicali.

El pívot mexicano recibe las instrucciones de Santi Toledo, ayudante de Iván Déniz. / S.M.
El pívot mexicano recibe las instrucciones de Santi Toledo, ayudante de Iván Déniz. / S.M.

Déniz lo tuvo claro desde el primer momento y lo rescató del Illescas de la LEB Plata. “A parte de lo excelente persona y del hambre que tenía, cuando se dio la opción de traerlo al Tenerife ni lo dude”, aunque  al principio no encontró demasiado respaldo porque “muchos de los directivos recuerdo no veían a Gustavo como un fichaje para ayudar al equipo en aquellos momentos”.

Ayón tardó bien poco en cambiar la opionión de los dirigentes. “Desde el primer entrenamiento recuerdo que agrado a sus compañeros y no tardó en explotar en esos meses con nosotros. Lo siguiente fue mejorar año tras año, en Fuenlabrada deslumbró y se ganó su opción a la NBA”, relataba con orgullo Iván Déniz que ahora ve a Gustavo Ayón “en su mejor momento”.

“Lo vi en el repechaje olímpico en México como el mejor en su posición frente a jugadores NBA, por ejemplo Luis Scola”, señaló sobre un torneo en el que Ayón fue declarado también jugador más valioso. Y es que su descubridor europeo entiende que “el techo de Gustavo, conociéndolo aún está lejos, no se va a conformar con lo que ha conseguido, quiere y va por más y eso es algo clave en un deportista de élite y en un ganador como es él”.

Ayón intenta alcanzar la canasta ante la defensa de un jugador del Burgos. / S.M.
Ayón intenta alcanzar la canasta ante la defensa de un jugador del Burgos. / S.M.

En México, además de referente deportivo, Gustavo Ayón se ha convertido en un hombre socialmente muy activo y en una imagen respetada por todos. “Su ejemplo ha ayudado a que México esté entre los mejores de este continente y creo que detrás de él vendrán muchos más”, aseguraba Iván Déniz, conocedor del baloncesto azteca desde el primero hasta el último de sus rinconces. El técnico tinerfeño, elegido recientemente para dirigir a uno de los equipos del Partido de las Estrellas se despidió felicitando a Ayón “por todo”.

Despedida tinerfeña. En 2011, antes de emprender viaje hacia Nueva Orleans para enrolarse con los Hornets de la NBA, Gustavo Ayón atendió a DIARIO DE AVISOS para transmitir su cariño hacia la Isla. “Tenerife fue clave en mi carrera”, dijo el jugador que se había desvinculado del Fuenlabrada para irse a Estados Unidos. “Siempre estaré muy agradecido por la oportunidad que me dieron Iván y el Tenerife porque me permitió mejorar mucho como jugador”, dijo.

MVP de ley. Ayón atraviesa un sensacional momento de forma. Ha sido dos veces mejor jugador de la jornada en la Euroliga con topes de 41 de valoración y en La Coruña fue el rey. En Barcelona, donde regalaron sus derechos federativos al Real Madrid, echaron muchísimo de menos los 13,7 puntos y 6,3 rebotes de media para un promedio de 20,3 de valoración.