NC acusa al Gobierno canario de priorizar de forma ilegal la planta de biomasa

Román Rodríguez, durante un pleno del Parlamento canario. / ANDRÉS GUTIERRÉZ
Román Rodríguez, durante un pleno del Parlamento canario. / ANDRÉS GUTIERRÉZ

El presidente de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, consideró ayer “alarmante” que el Consejo de Gobierno canario haya aprobado como inversiones estratégicas dos proyectos privados para poner en marcha sendas plantas de biomasa en Gran Canaria y Tenerife, y cuestionó la legalidad del acuerdo.

En un comunicado, abundó Rodríguez que, en el momento de tomar la decisión, en el expediente de la planta prevista en el puerto de La Luz y de Las Palmas, constaba “un primer informe sanitario negativo, corroborado después por un segundo informe que el Gabinete de Clavijo ha guardado bajo llave”.

De ahí que, para el también portavoz de NC en el Parlamento regional, la decisión del Consejo de Gobierno se tomó “incumpliendo flagrantemente” el artículo 4 de la Ley sobre Tramitación Preferente de Inversiones Estratégicas.

Se refiere el diputado a que los proyectos que se declaren estratégicos y, por tanto, se les acorte a la mitad su tramitación “deben contar con los informes jurídicos que garanticen la adecuación a la normativa vigente en materia de protección del medio ambiente y ordenación del territorio, debiendo resultar compatible con el desarrollo sostenible de las islas, que se determinará en función de su capacidad de adaptación a la planificación territorial y sectorial”.

NC recordó que volverá a debatir, el próximo martes en el pleno del Parlamento, sobre las Directrices de Ordenación de la Energía (DOSE) porque “en cada decisión gubernamental se muestra que el modelo promovido por el jefe del Ejecutivo canario  es de la contaminación y la dependencia”.

El diputado nacionalista sostuvo que las chimeneas incineradoras de biomasa, promovidas con informes sanitarios negativos, y la imposición de las centrales de gas, vía decreto, frenarán definitivamente el desarrollo de las renovables “autóctonas”, basadas en el viento, el mar y el sol. “Nos encaminamos hacia un modelo contaminante, costoso y que nos hace más dependientes del exterior”, según Nueva Canarias.

En el pleno parlamentario de la próxima semana, comparecerá a petición de CC el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, Pedro Ortega, por la tramitación de las DOSE toda vez que, el pasado martes,  Clavijo “confirmó que sigue adelante con la tramitación de los expedientes de las centrales contaminantes de biomasa de Las Palmas de Gran Canaria y de Granadilla, en Tenerife”.

El dipuado de CC denunció que, en cada decisión gubernamental, se muestra que el modelo promovido por Clavijo para el Archipiélago es  una “Canarias contaminada y dependiente”. Desde la decisión más reciente, que supone la “construcción de las mayores centrales de biomasa que tendrá Europa en el territorio con menos biomasa de la Unión”, hasta el decretazo del gas, otro combustible fósil, según indicó.

Las multimillonarias inversiones requeridas para las centrales regasificadoras y la ventajosa política de retribuciones que también tiene la producción con biomasa, en opinión de Rodríguez, frenarán de nuevo el desarrollo de las renovables “autóctonas” de Canarias, basadas en el viento, el mar y el sol. El modelo energético de Clavijo para las islas es el de “la contaminación, la dependencia y el más costoso” para los ciudadanos y las administraciones públicas, advirtió el líder de NC

Clavijo afirma que prevaricaría si no autoriza proyectos que cumplen los requisitos

El presidente del Gobierno de Canarias manifestó en el último pleno del Parlamento   que las licencias para construir centrales de biomasa en Gran Canaria y Tenerife se darán si se cumplen escrupulosamente los requisitos establecidos en la ley, porque lo contrario sería prevaricar.

En su respuesta a NC, Clavijo apuntó que los proyectos fueron analizados por el anterior ejecutivo regional y no han sido aprobados, sino que han sido declarados de interés estratégico.