El dardo

Nuevo Estatuto

Con una rapidez digna de encomio, la Mesa del Congreso de los Diputados ha decidido dar trámite a la propuesta de reforma de Estatuto de Autonomía de Canarias, que la mayoría absoluta del Partido Popular había dejado en suspenso desde el 5 de febrero del pasado año. Así lo ha comunicado el presidente de la cámara legislativa, Patxi López, al Parlamento autonómico, al que señala que el correspondiente proyecto de ley será tramitado por procedimiento ordinario, designada una ponencia, abierto un periodo de enmiendas y debatido el texto por la Comisión Constitucional para, una vez aprobado, recibir el visto bueno final del pleno del Congreso. Una delegación de la cámara canaria deberá defender y presentar la correspondiente propuesta de reforma estatutaria, que fue debatida y ratificada en marzo de 2015 con los solos votos de CC y PSOE. Está por ver la postura que adoptará ahora el PP tras haberse manifestado también en contra de la reforma que se pretendió llevar a cabo en 2007 ante la cámara baja, donde fue bloqueada y finalmente retirada. Las novedades más importantes del futuro Estatuto, de los llamados de segunda generación, afectan a la seguridad jurídica del REF, la consideración de Canarias como región ultraperiférica y la posibilidad de que el presidente del Gobierno autonómico pueda disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas, así como promulgar decretos-ley.

Es posible que el artículo que se refiere al sistema electoral -que reduce a la mitad las actuales barreras- sea suprimido, si así lo decidieran los partidos con representación parlamentaria. De hecho el canario es el único estatuto que incluye esta referencia, ya que en otras comunidades tal cuestión se regula por una ley específica. El Estatuto aún vigente, con rango de ley orgánica y que fue aprobado en 1982 y reformado en 1996, es la norma institucional básica de las Islas. Dada su importancia, lo lógico es que cuente con el respaldo expreso de todas las fuerzas políticas canarias, incluida Podemos, que no participó en la redacción del actual texto ni del que espera turno en Madrid, y también de Ciudadanos, aunque este partido carezca de representación parlamentaria. Todo lo que amplíe la unanimidad dará más amparo y más larga vida al nuevo ordenamiento jurídico canario.