santa cruz

‘Obligan’ al dueño a demoler las ruinas del restaurante Estambul

El local del antiguo restaurante Estambul está abandonado y en ruinas desde que se incendió el 12 de abril de 2014. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
El local del antiguo restaurante Estambul está abandonado y en ruinas desde que se incendió el 12 de abril de 2014. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por AMPARO BRICIO / LORENA CERDEÑA

El antiguo restaurante Estambul, situado en la céntrica calle de Suárez Guerra de Santa Cruz, se incendió el 12 de abril de 2014 y desde entonces los vecinos han estado luchando para que se solventen los problemas que causa su estado ruinoso, que ha propiciado la presencia de ratas y cucarachas. El Ayuntamiento, ante esto y en respuesta a las quejas vecinales, ha llevado a cabo las disposiciones pertinentes en materia de sanidad y seguridad.

El concejal de Medio Ambiente, Sanidad y Accesibilidad, Carlos Correa, explicó que en una primera actuación, junto con los bomberos, “se sacó todo lo orgánico de dentro del local, por lo cual no tendría por qué haber presencia de roedores en la zona”. Asimismo, apuntó que el propietario está informado de todo y que ya solicitó la licencia para proceder al derribo de este espacio declarado como ruina.

A pesar de que todo el material que podía provocar problemas sanitarios fue extraído del establecimiento, Correa expuso que “el problema es que la gente ha tirado basura y aquello se convirtió en un foco importante”. Al ser una propiedad privada, el organismo público no tiene la autorización para entrar en ella a desratizar. No obstante, puntualizó que se actuó para el saneamiento desde el exterior hacia el interior. El concejal indicó que “no hay nada escrito” que estipule que deban efectuar esta acción, pero “al haber presencia de ratas, evidentemente teníamos que actuar de alguna manera, hasta donde hemos podido”, y defendió que se hicieron varias intervenciones en este aspecto.

El último dato que se conoce sobre el procedimiento es que el dueño del restaurante siniestrado ya pidió la licencia para el derrumbe a la sección de Urbanismo. Correa informó de que el pasado jueves habló con el concejal de Planeamiento Territorial y Urbanismo, Carlos Garcinuño Zurita, y que él le comentó que “tenían ya el expediente y que iban a tramitar la licencia por la vía urgente”. Es decir, le corresponde a ellos gestionar este asunto.

Si el propietario o cumple, habrá que proceder a la demolición de forma subsidiaria

INFORMES NOTIFICADOS
Acerca del incidente del restaurante, hay varios informes realizados desde que comenzó el problema. El último se hizo relacionado con “la apreciación que se vio desde fuera” y todos ellos, explicó Carlos Correa, se han notificado tanto al propietario como a Disciplina Urbanística, que es quien dirige la cuestión. En la primera inspección figura un resumen de las condiciones en las que se encontraba el local y se especifican los daños interiores y exteriores, como por ejemplo la total destrucción de las vigas de madera del techo. Además, recoge que presenta problemas de seguridad, puesto que los restos “amenazan con desprenderse de forma incontrolada”.

En otra visita posterior se comprobó que el propietario no había tomado las acciones oportunas porque el inmueble se encontraba en las mismas condiciones. Estas circunstancias, que a día de hoy continúan, han hecho que los vecinos se manifiesten activamente, como por ejemplo, con la recogida de firmas y el envío de las mismas a las instituciones pertinentes.

El concejal Carlos Correa especificó que se ha reunido “en varias ocasiones con los vecinos e incluso con la asociación de vecinos El Perenquén” y que se les explicaron todos los trámites realizados y en marcha. Matizó que “realmente lo que corresponde es que el propietario inicie la demolición, cosa que ya va a hacer”. En el caso de que por algún motivo el dueño no cumpla con su responsabilidad, Correa declaró que tendrían que proceder a la demolición subsidiaria, y añadió que ya se solicitó al juzgado, pero que “tendrá que ser con los plazos que establece la ley para hacer ejecuciones subsidiarias”. El importe de esta ejecución, en caso de hacerse, se le transmitiría al titular. Sin embargo, el concejal no cree que sea necesario que la administración pública intervenga porque se están siguiendo los pasos y confía en que el responsable cumpla con la demolición.