crítica

Pedro Fausto

Pedro Fausto, con motivo del óleo que pintó al que fuera presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro Cordobez, ha venido a mi recuerdo. La obra que trabaja es genial, su maestría y formación académica, como todas sus composiciones en cualquiera de las facetas, ya sean texturas, transparencias de colores e intimismo, han ido siempre unidas a su carrera pictórica.

Conocí a Pedro Fausto cuando empezaba en estas lides artísticas. Se había formado en la Escuela de Artes y Oficios en Santa Cruz de La Palma y luego, ya en Tenerife, en la Escuela de Bellas Artes. Sus paisajes de la Isla Bonita han llevado siempre un toque gestual y expresionista. La personalidad que posee queda siempre patente en todos los trabajos. La mujer y las imágenes infantiles han sido motivos de inspiración. Su obra se centra en una pintura que condensa todas sus experiencias artísticas, que tienden a la exaltación de la belleza y a la perfección del alma en su propia visión personal. El intimismo siempre ocupa un lugar primordial en todos sus trabajos. Pintura meditada evitando elementos complementarios que distraigan su apreciación.

La obra de Pedro Fausto es equilibrada, pienso que muy estudiada en cuanto a perspectiva, espacio y volumen intimista, por mostrar su entorno personal , dentro de sus temáticas cotidianas, expresando serenidad y espiritualidad. Todo su trabajo está envuelto de sentimientos y emociones constantes. Cuando se introduce en el paisaje sabe mostrar y enriquecer los verdes con las montañas al fondo como complemento. Su paleta se multiplica en contrastes y riqueza cromática que parecen vivir el momento presente. En él, el color se convierte en un cromatismo amplio, trabajado, acertado y suave en todas sus gamas, buscando siempre el tono a cada cuadro. Todas sus composiciones son claras y limpias, inmersas en un ambiente y atmósfera especial.

Pedro Fausto es un excelente retratista, la figura es la suprema piedra de toque, dibujo atento, todo en su justa medida, mostrando los modelos los matices precisos. Y como valor añadido, la dificultad que entraña la utilización del óleo, del que logra los máximos resultados. Posee el artista maestría suficiente para especular en felices resultados. No hay más que ver su óleo del Parlamento de Canarias.

Sentimientos y emociones son la pintura de Pedro Fausto, artista que domina la técnica de la pintura y el dibujo. Sabe captar la emoción del instante preciso en sus retratos, donde su maestría queda sobradamente demostrada. Trabajo atrayente y siempre grato el suyo. Pedro Fausto Rodríguez Pérez nace en Tijarafe ( La Palma) y ha realizado exposiciones en Canarias, Madrid, Barcelona, Holanda y Alemania. Su obra figura en colecciones tanto públicas como privadas.