política

Sánchez pide a Iglesias reconsiderar su postura “excluyente” y dice que seguirá negociando con Ciudadanos

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez. / REUTERS

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado este viernes que seguirá dialogando con todas las formaciones políticas para intentar conformar Gobierno y ha pedido al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que reconsidere su propuesta “exclusiva y excluyente” de negarse a seguir dialogando si el candidato socialista mantiene abierta la línea de negociación con Ciudadanos.

Así lo ha asegurado Sánchez en una rueda de prensa en el Congreso después de reunirse con Pablo Iglesias dentro de la ronda de contactos con formaciones políticas que ha abierto tras recibir el encargo del Rey de someterse a la sesión de investidura.

A su juicio, Podemos “no ha entendido” el nuevo tiempo político que vive España y ha rechazado aceptar su exigencia de cerrar el diálogo con Ciudadanos para hablar con Podemos. “El PSOE va a seguir con una negociación plural y abierta al resto de formaciones políticas para un Gobierno reformista”, ha dejado claro.

Por ello, ha pedido a Pablo Iglesias que reconsidere su postura y ha asegurado que él mantendrá “la puerta abierta” a seguir con las negociaciones, ya que su partido ya ha acordado empezar con las reuniones de trabajo con el resto de formaciones políticas.

De hecho, ha recalcado que este mismo viernes comenzarán las negociaciones de su equipo con miembros de Ciudadanos y la próxima semana espera hacerlo con el resto de partidos que ha incluido en esta ronda de contactos, en la que no están el PP ni los independentistas.

De esta manera, se ha reafirmado en su voluntad de mirar “a izquierda y a derecha”, porque está convencido de que ahora hay una oportunidad de poner fin al gobierno del PP y “hacer las cosas mejor”. Para eso, ha remachado, hace falta “ser generosos” y actuar con “humildad y responsabilidad”, lo que implica hacer “cesiones” para que “ganen los españoles”.

Así, ha vuelto a hacer hincapié en que entre las “fuerzas del cambio” hay más elementos de unión que de separación y ha puesto encima de la mesa los ejes sobre los que quiere que pivoten las negociaciones: creación de empleo, lucha contra la desigualdad, lucha contra la corrupción y la crisis de convivencia en Cataluña.

Los españoles “no quieren vetos”

Sánchez ha defendido que los españoles “no quieren vetos ni ideológicos ni partidistas” y por eso ha mantenido la mano tendida a Podemos para poder formar un gobierno que no descarta que pueda ser de coalición, como exige el partido morado.

Y ha mantenido su confianza en que es posible llegar a acuerdos, pese a que Podemos no quiere implicarse en un pacto que tenga que ver con Ciudadanos y el partido de Albert Rivera descarta apoyar un gobierno en el que esté el partido morado.

“Impossible is nothing”, ha replicado el líder de los socialistas, haciendo referencia a un lema comercial (nada es imposible). Eso sí, aunque ha recalcado que “querer es poder”, ha admitido que, en algunas ocasiones, “da la sensación de que Podemos no quiere”.

Sánchez ha insistido en que el PSOE “quiere y va en serio” y por eso él dio el “paso valiente, con coraje y con responsabilidad institucional”, porque cree que hay que formar gobierno y salir del “bloqueo” en el que sumió a España el PP y Rajoy.

Por eso, ha insistido en que él no tiene “líneas rojas” ni “vetos”, sino sólo “firmes convicciones” para poner en marcha las políticas que, a su juicio, necesita España.

“Si nosotros hemos dado un paso al frente, lo que pedimos al resto de formaciones políticas es que también den un paso al frente, que sean valientes, que dejen los vetos atrás, que hablemos de políticas”, ha remachado.

Por eso, ha llamado expresamente a Iglesias a que “reconsidere” su postura para que no se desbarate esta oportunidad y le ha avisado de que quien hoy estará “contento” con su postura es “una persona que se llama Mariano y se apellida Rajoy”.

Aviso a Podemos: “será su responsabilidad”

Así, ha avisado a Podemos de que, si decide seguir “mirando de reojo” a otros partidos, y no trabajar para que haya un gobierno reformista que logre “acabar con la corrupción, frenar la desigualdad y crear buen empleo”, será “su responsabilidad”.

“Espero que Pablo Iglesias recapacite y se una a esas negociaciones, porque estoy convencido de que hay millones de votantes de Podemos que hoy han visto una ocasión perdida, pero no definitiva”, ha abundado, insistiendo en que la puerta del PSOE está “abierta”.

Preguntado acerca de si no teme que Podemos, que se ofrece a hacer de intermediario con los independentistas, torpedee así su investidura, Sánchez ha asegurado que no tiene “miedo a nada” y ha recalcado que la posición del PSOE con estos partidos es “clara”.

“No vamos a buscar su apoyo y tampoco vamos a hacer descansar el Gobierno de España en dos formaciones políticas que están aspirando a romper España”, ha recalcado.

Al PP le han entrado las prisas

Además, ha criticado que al PP le hayan “entrado las prisas” para convocar al pleno de investidura, pero ha garantizado que él se va a “dar toda la prisa del mundo” para que haya un gobierno “cuanto antes” en España.

Y ha vuelto a dejar claro que, aunque no logre cerrar un acuerdo, se va a presentar a la investidura, como aseguró el mismo día que el Rey le hizo el encargo.