NACIONAL

Prisión incondicional para seis yihadistas que enviaban armas a zonas de Siria controladas por el Daesh

FOTO: Policía Nacional
FOTO: Policía Nacional

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha decretado el ingreso en prisión incondicional de seis de los siete presuntos yihadistas que fueron detenidos el pasado domingo por suministrar dinero, armas de fuego, equipos electrónicos y material para la fabricación de explosivos a la organización terrorista DAESH, según informaron fuentes jurídicas.

El magistrado ha tomado esta decisión después de interrogar durante toda la jornada a seis de los acusados, a los que atribuye la comisión de varios delitos, entre ellos pertenencia a organización terrorista y financiación del Estado Islámico.

Velasco tomará este miércoles declaración al séptimo de los acusados, que fueron detenidos en Alicante, Valencia y Ceuta por introducir el material militar en contenedores cerrados y enviarlos desde puertos españoles a zonas de Siria e Irak controladas por el Daesh en cargamentos que simulaban llevar material humanitario a las zonas de conflicto.

El Ministerio del Interior destacó que este grupo se caracterizaba por su “perfecta organización” y estaba liderado por un dirigente que mantenía “constantes relaciones con un integrante de Daesh”, que le llegó a solicitar en alguna ocasión que captase a mujeres para casarlas con miembros de la red terrorista en Siria.

El jefe de la red, que centralizaba toda la actividad a través de un complejo entramado empresarial que le permitía realizar envíos de materiales en contenedores cerrados, ejercía un “liderazgo permanente basado en la confianza, en intereses compartidos y en un ideario radical afín”.

BLANQUEO DE CAPITALES

La Policía Nacional investigaba desde 2014 el aparato logístico de los terroristas, que había actuado anteriormente en “varios países de Europa” hasta asentarse de forma definitiva en España para realizar los abastecimientos de material militar y las actividades de financiación y blanqueo de dinero.

Los detenidos eran cinco españoles de origen sirio, jordano y marroquí, y dos residentes en España de origen sirio y marroquí, de los cuales cinco han sido arrestados en las localidades alicantinas de Crevillente, Muro de Alcoy, Alcoy, Alicante, y Alquería de Aznar, otro en Ontinyent (Valencia), y uno en Ceuta. En los registros, la Policía se intervino de cuatro escopetas y un revólver.