política

El PSOE y Ciudadanos acuerdan extender la hora de Canarias a toda España

Pedro Sánchez y Albert Rivera se saludan en el acto de la firma del acuerdo PSOE-Ciudadanos. / REUTERS

Ya era hora, le dice el minutero al segundero. Pedro Sánchez y Albert Rivera han sincronizado sus relojes. El secretario general del PSOE y el presidente de Ciudadanos se estrecharon las manecillas tras la firma del acuerdo para un Gobierno “reformista y de progreso”. Con el sonido ambiente del tic tac de la investidura, los interlocutores no solo se proponen revisar leyes. También plantean modificar usos y costumbres, incluidos los derivados del huso horario. Estos partidos se comprometen a recuperar el  Greenwich Mean Time (GMT), que es el  habitual de Canarias (excepto en verano, cuando se adelanta una hora).

Esta propuesta electoral que C’s has trasladado al PSOE está concebida como un “catalizador para el resto de las medidas, en el marco de una campaña de concienciación sobre las ventajas económicas y sociales de racionalizar los horarios y flexibilizar la jornada laboral”. No descubren los rayos del sol. El debate llevaba tiempo en la sombra. Ya en  septiembre de 2013, la Comisión de Igualdad del Congreso aprobó una informe que recomienda extender al resto de España el horario de Canarias. Votaron a favor PP, CiU, PNV y UPyD. El PSOE e IU se abstuvieron.

Paralelamente, en Galicia ha surgido un movimiento que va en la dirección de equiparar el horario de esa región al de la parte peninsular de Portugal y Madeira. En Azores es una hora menos. Bromas aparte, el BNG  se lo toma en serio. Justifica  su razonamiento en la adaptación a la “realidad solar”.

Además de los fundamentos científicos, existen motivaciones  de carácter histórico. Como en tantos otros atrasos en España, la culpa habrá que echársela a Franco; que, por hacerle un favor a Hitler, en 1942 puso a Madrid en hora con Berlín, al igual que Musolini en Italia. Los cucos  cantaban la hora al dictado de los caudillos. Al acabar al contienda, en 1945, se intentó volver a la cordura. Pero al generalísimo se  recostó en la pereza. Parece que está meridianamente claro.

Desde que fueron inventados por el ingeniero de ferrocarriles canadiense Sandford Fleming, quizá en 1879, los husos horarios (con hache) dividen la tierra en 24 áreas verticales. Posteriormente, en 1884, durante una conferencia internacional en Washington se unificaron los horarios a través de un sistema que fija Greenwich como referencia. España, Portugal, Gran Bretaña y Francia adoptaron el horario europeo occidental.

A efectos cotidianos, las consecuencias de la normalización serían tanto biológicas como psicológicas. Es probable que, al principio, en el Archipiélago se produzca un choque emocional; pues ya no se escucharía lo de la  “hora menos en Canarias”. ¡Y qué más da! En una orilla no se ahoga nadie. O sí.