lucha canaria >

El Punta Brava Dehesas apura sus últimos días de gracia

El presidente del Punta Brava Dehesas, Juan José Yanes, se reunió el pasado martes por la tarde con los responsables de la Federacion Insular de Lucha de Tenerife para informarles de los pasos que ha llevado a cabo en las últimos días para intentar reconducir la dramática situación económica del club.

Tras la reunión mantenida con el director General de Deportes, José Francisco Pérez, el pasado lunes, Yanes espera que el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz tome cartas en este asunto e impida la desaparición de su representativo, aunque no se ve una solución fácil ni rápida a este problema. Más si cabe cuando la institución ha mostrado en muchas ocasiones su poca ‘sensibilidad’ con los clubes de diferentes modalidades deportivas del municipio.

En este caso, el Punta Brava no recibe ningún tipo de subvención ni por su participación en competiciones de lucha, ni por sacar adelante las categorías de base benjamines, alevines e infantiles que compiten en los Juegos Cabildo de Tenerife, y la ayuda que han prestado a la nueva directiva, ha sido la entrega de varias bolsas de cal para marcar el terrero y algunos bidones de pintura para adecentar el terrero Santiago Yanes. Una de las quejas que han expresado tanto los directivos como los luchadores y las familias de los niños que practican nuestro deporte vernáculo son los problemas en los vestuarios de la instalación, ya que muchas duchas no funcionan y falla el sistema de agua caliente en la instalación.

La Federación Insular no podrá esperar mucho más tras dejarle varias semanas de ‘gracia’ sin encuentros, ya que si este fin de semana no se presenta a luchar, serían tres jornadas en las que no ha tomado parte, lo que acarrearía la expulsión definitiva de la competición.

Se respetarán los resultados de la primera vuelta, y se anularán los dos resultados de los encuentros de la segunda (Llano del Moro -derrota del equipo portuense- y Chimisay de Arafo -último triunfo de los pupilos de Juan Pedro Hernández).

La plantilla portuense lleva dos meses de retraso en sus retribuciones, mientras que la directiva se ha mostrado sin ideas para poder sacar adelante el club.