Las ruinas de la iglesia de San Agustín se podrán visitar este año

El incendio que tuvo lugar el 2 de junio de 1964 destruyó la cubierta y el interior y dejó solo en pie la estructura exterior. / FRAN PALLERO
El incendio que tuvo lugar el 2 de junio de 1964 destruyó la cubierta y el interior y dejó solo en pie la estructura exterior. / FRAN PALLERO

Las históricas ruinas de la antigua iglesia de San Agustín, que ocupan un destacable espacio en el casco de La Laguna, se podrán visitar a lo largo de este año. Ese es el objetivo de la Concejalía de Patrimonio del Ayuntamiento, para lo que ha presupuesto 350.000 euros en este ejercicio para realizar un informe sobre el estado actual de lo que queda en pie de la estructura del inmueble y, posteriormente, proceder a limpiarlo y adecentarlo, con la intención de abrirlo al público a lo largo de este 2016.

En principio, la estimación es que, pese a que el incendio destruyó la iglesia, los elementos que quedaron no sufren problemas estructurales. De hecho, técnicos especialistas ya realizaron un informe hace años en el que se confirmaba la seguridad de la estructura, aunque ahora toca actualizarlo debido al tiempo transcurrido.

El Ayuntamiento comunicó esta intención de abrir al público las ruinas de la antigua iglesia San Agustín como respuesta a una petición ciudadana en el portal web change.org en la que se solicitaba, precisamente, esta apertura “como antesala hasta que llegue la inversión privada que acabe por reconvertir este espacio”. La petición se inscribió en el portal esta misma semana y logró 164 firmas antes de que se cerrara después de la respuesta municipal.

El texto recuerda que la antigua iglesia quedó destruida en un incendio que se produjo el 2 de junio de 1964. “Desde hace 42 años, la situación de este espacio tan emblemático de la ciudad se encuentra en estado de abandono. En el año 2005, se falló un concurso de ideas y todavía no se ha podido realizar la propuesta elegida por circunstancias económicas”, continúa el texto, ya que el proyecto ganador, que recupera el espacio para el uso de la ciudadana como centro cultural, supone un coste de más de 8 millones de euros.

La petición destaca que “esto supone la pérdida de un espacio con muchísimo potencial para la ciudad y sus ciudadanos y un empeoramiento de la imagen e higiene del casco histórico de La Laguna”, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Este templo data de las primeras décadas del siglo XVI, aunque vivió una drástica modificación en el siglo XVIII.

El CICOP apuesta por no construir nada dentro

El presidente del Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (CICOP), Miguel Ángel Fernando Matrán, afirmó que, en opinión de la institución, se deberían de consolidar las ruinas “y que permanezcan tal y como están como patrimonio heredado de la ciudad, y no construir nada dentro en este momento”, en relación al proyecto

Vista parcial de estado del interior del inmueble. / J. G.
Vista parcial de estado del interior del inmueble. / J. G.

ganador. “La ciudad necesita sus arrugas para seguir identificándonos con ella, pero si las tapas todas acabas perdiendo la conexión con la ciudad. El espacio de San Agustín es altamente significativo para la ciudad, yo no lo perdería”, enfatizó. Por ello, Matrán abogó por “consolidar el edificio para que sea visitable por la gente para  contemplar lo que fue la iglesia,  ligada a la historia de la ciudad. Conocer su historia, qué papel tenía, sus características o qué puede haber arqueológicamente”.