Sanidad alerta de un aumento de las tecnoadicciones y la ludopatía

Cada vez son más los jóvenes canarios que están enganchados a Internet y las redes sociales. / DA
Cada vez son más los jóvenes canarios que están enganchados a Internet y las redes sociales. / DA

La cocaína, el tabaco o el alcohol han dejado de ser los principales motivos de preocupación para la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias. Eso es, al menos, lo que se extrae del borrador del nuevo plan regional contra las adicciones en el que ya trabaja el departamento adscrito a la Consejería de Sanidad. En dicho plan, problemas como las tecnoadicciones (las adicciones a las nuevas tecnologías) y la ludopatía ocupan un lugar preferente, hasta el punto de que se están diseñando estrategias y actuaciones específicas en el ámbito educativo y familiar, ante el notable aumento de los casos de este tipo en las Islas los últimos dos años.

Según explica al DIARIO el director general de Salud Pública, Ricardo Redondas, “el problema es mayor del que tenemos identificado”, especialmente en lo que se refiere a niños y adolescentes adictos al ordenador, el móvil, Internet o las redes sociales. Por ello, y a través de la Red Canaria de Drogodependencias, se han iniciado algunos “proyectos innovadores”, de “exploración del campo en el que debemos actuar”, recalca Redondas, quien confirma que se ha contactado con expertos en la materia, para que formen a los profesionales isleños. “Ocurrió lo mismo hace unos años con las propias drogodependencias, donde había países como Italia que tenían experiencias previas de actuaciones y programas de intervención, que luego fueron asumidos por otros países”, recalca el director general de Salud Pública, quien subraya que se están diseñando programas específicos para intervenir “en el ámbito educativo y familiar”.

Expertos en estas materias formarán y asesorarán
a los profesionales de la red canaria


“La prevención no radica solo en hablar del problema, sino que el enfoque debe basarse en adquirir hábitos saludables, fortalecer relaciones humanas, etc, que fortalezcan el desarrollo en positivo del menor y prevengan la aparición de adicciones”, incide Ricardo Redondas, que confirma que en los últimos años en Canarias “no solo han aumentado los problemas notificados vinculados a las tecnoadicciones, sino también la demanda social, es decir, la sociedad manifiesta mayor preocupación hacia el problema y los padres son más conscientes del mal uso de las nuevas tecnologías que pueden hacer sus hijos”.

Algo similar ocurre con la ludopatía, que según distintos estudios podría afectar en torno a un 2% de la población del Archipiélago. “Pensar que el problema está en la heroína o en la cocaína no es una buena idea: el problema es la sociedad en la que se generan las adicciones”, expone el director general de Salud Pública, quien reitera que “es fundamental hacer una labor didáctica desde la infancia. Es entonces cuando hay que fomentar valores acerca de la salud, los hábitos saludables y la mejora de la autoestima, porque eso es lo que puede determinar que en el futuro se caiga o no en alguna adicción”. En esta línea, el propio Ricardo Redondas y los responsables de la Red Canaria de Drogodependencias están manteniendo reuniones con las distintas organizaciones especializadas en el tratamiento de adicciones en Canarias, con el objetivo de “realizar un diagnóstico de la situación” e implementar “medidas específicas” según el tipo de conducta adictiva, ya sea “a través de una sustancia o en aquellos casos en los que no hay un mediador químico”.

El 21% de los jóvenes está en riesgo de ser adicto
Según un estudio reciente sobre conductas patológicas en Internet, realizado por la ONG Protégeles, que colabora en programas de la Comisión Europea, el 21,3% de los jóvenes está en riesgo de convertirse en adicto a las nuevas tecnologías. Y el 1,5% ya lo es. No controlan su conducta, lo que afecta al trabajo y a las relaciones personales. Entre las claves que explican este fenómeno está el hecho de que, por ejemplo, España es el país con mayor número de smartphones de toda la Unión Europea. Hay 23 millones de estos dispositivos. El 87% de la población española lo tiene a mano las 24 horas del día y el 80% admite que lo primero que hace por la mañana es coger su teléfono inteligente, según el informe La sociedad de la información en España de Telefónica.

El auge de las nuevas tecnologías ha modificado las conductas de comunicación. Según este mismo informe, el 35% de los españoles prefiere comunicarse mediante mensajes, mientras que el 33,5% se decanta por las llamadas telefónicas. Lo que ha pasado de moda es la comunicación en persona: solo el 24% de los españoles prefiere hablar cara a cara. El Ministerio de Sanidad todavía no incluye las tecnoadicciones en su informe sobre adicciones, aunque sí avisó en 2015 que un 10% de los jóvenes “abusa de Internet, el móvil y las redes sociales”.