Segunda División B

Se estrena con el más difícil

El panorama del CD Mensajero se aclara tras el importante triunfo en tierras vascas/ Iván Rodríguez
El panorama del CD Mensajero se aclara tras el importante triunfo en tierras vascas/ Iván Rodríguez

El Mensajero dio la campanada ganando al Real Unión 3-2 Stadium Gal, donde esta campaña aún no había perdido el histórico conjunto vasco. Primer éxito del cuadro palmero lejos de la Isla Bonita con tienes heroicos pues los visitantes acabaron nueve hombres, en un partido que se alargó siete minutos por arriba del 90.

El Mensajero salió muy sólido en defensa, unas lógicas precauciones ante uno de los equipos con un ataque más goleador de la categoría. Llegó el cuadro rojinegro en una acción a balón parado, colgando Omar al área, pero el árbitro pitó falta de los atacantes.

El Real Unión pivotaba entorno a Rodellar, piedra angular de su fútbol. El siguiente acercamiento de los anfitriones fue de Mújika, con un tiro que no cogió puerta por muy poco.

Antes de la media hora era Eizmendi el que ponía el 1-0, al recoger un balón suelto. Los visitantes pidieron fuera de juego previo en esta jugada. A la media hora Ozkoidi volvía a obligar a intervenir a Ione.

Aunque el dominio del Real Unión no era agobiante, le bastaba ante un Mensajero que se prodigaba poco en ataque y que no lograba llegar al área rival en acción elaborada.

Sin embargo Rubén Sánchez rompía esa mala dinámica en una acción en la que se quedó solo ante el meta rival, batiéndole con un tiro cruzado. El central Esnaola no estuvo muy atento en esta acción, de lo que sacó máximo partido el cuadro de Uribe. Y es que el Real Unión se había ido durmiendo, confiando quizá demasiado en sus opciones. Con este 1-1 se llegaría al descanso.

Vianney rozó el 1-2 con un lanzamiento de falta nada más reanudarse el choque.

Al cuarto de hora anotó Rubén Sánchez el 1-2, para gran alegría de los visitantes. La parroquia del Real Unión se frotaba los ojos, toda vez que en lo que va de campaña su equipo se había mantenido invicto en su recinto deportivo.

Nacho Rodríguez tuvo el 1-3, pero el meta Txusta lo evitó con una gran estirada. Se vivían los mejores minutos de los palmeros. Uribe se dio cuenta que su equipo tenía que jugar con mucha cabeza y por eso mediada esta segunda mitad dio entrada a Rayco, sin duda con el afán de templar su fútbol.

Dani López no fallaría a pase de Rubén Sánchez, haciendo subir el 1-3 al marcador.

Pero le duró poco la alegría al Mensa, pues a renglón seguido se señalaba un penalti por falta de Jaime. En esta acción el rojinegro veía la segunda amarilla, dejando a su equipo con diez. Galán transformaba la pena máxima para darle más emoción.

Los últimos minutos fueron un poco caóticos, con una nueva expulsión visitante, en este caso de Borja Prieto.