SOCIEDAD

Siete ocupantes de la patera rescatada el domingo en Canarias murieron en el mar

Siete de los 49 inmigrantes que viajaban en la patera que fue rescatada el pasado domingo a 18 kilómetros de Gran Canaria murieron durante la travesía y sus cuerpos fueron arrojados al mar por sus compañeros, según ha revelado hoy el delegado del Gobierno, Enrique Hernández Bento.

La patera llegó a Canarias cinco días después de haber salido desde la costa de Cabo Bojador, en el Sahara Occidental, con 42 supervivientes en tan mal estado, que hubo que trasladar a quince de ellos a centros sanitarios, donde uno falleció poco después.

Hernández Bento ha explicado que la Policía ha detenido a los dos presuntos patrones de la patera y tiene identificados a otros cinco individuos, que posiblemente también serán arrestados, porque existen testimonios que les acusan de haber acaparado alimentos y agua que negaron a sus compañeros de travesía.

El delegado del Gobierno ha precisado que, por ahora, no se ha podido concretar la identidad del resto de ocupantes de la patera, ni siquiera del inmigrante fallecido en el Hospital Insular.

Hernández Bento ha felicitado a los agentes del Cuerpo de la Policía Nacional por la labor que han realizado en estos días para atender lo mejor posible a los inmigrantes y por hacer ver a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias que era urgente derivarlos a los distintos hospitales de Las Palmas de Gran Canaria.

En su opinión, la situación que se vivió en la Comisaría de Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana) tras la llegada de la patera fue “dantesca”, ya que el estado en el que se encontraban algunos de sus ocupantes no se correspondía con la que se suponía que deberían tener tras haber sido dados de alta en los centros de salud.

El delegado del Gobierno ha destacado que hoy mismo tres de los inmigrantes que habían ingresado en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barranco Seco han sido derivados a un hospital capitalino porque, aunque su vida no corre peligro, están tan débiles que no pueden ni levantarse de la cama.

Hernández Bento ha confirmado que ha puesto en conocimiento del consejero de Sanidad -Jesús Morera- estos incidentes, tanto los de la Comisaría de Maspalomas como los del CIE, para que advertiera al personal sanitario de los hospitales de que se iba a trasladar a los tres inmigrantes en peor estado.

Esta misma mañana el delegado del Gobierno ha visitado el CIE de Barranco Seco para conocer de primera mano el estado de salud de todas estas personas porque los responsables policiales han vuelto a alertar de que la situación de algunas no es la más adecuada para estar en un centro de esas características.

“Observo que sus heridas son de gravedad y que precisan atención en un centro médico”, ha destacado Hernández Bento, quien ha informado a Jesús Morera de la problemática y de la necesidad de su ingreso en el Hospital Insular.

En su opinión, las instituciones que están implicadas en este asunto deben revisar y actualizar ya sus protocolos de actuación, para que no se den situaciones como las que se han vivido en los dos últimos días porque “parecía que nadie quería hacerse cargo de unos inmigrantes que venían en un muy mal estado de salud”.

“De hecho, uno de los inmigrantes falleció esa misma noche en el Hospital Insular. Debemos todos ponernos las pilas y si hay que sentarse para diseñar un protocolo más adecuado al actual, desde luego por parte nuestra no va a quedar”, ha agregado.