Los vecinos piden que se recupere la antigua fuente de Las Negras

La fuente se encuentra en un importante estado de deterioro y abandono y le han robado todas las losas chasneras. / SERGIO MÉNDEZ
La fuente se encuentra en un importante estado de deterioro y abandono y le han robado todas las losas chasneras. / SERGIO MÉNDEZ

La zona de Las Mercedes, más concretamente en el área de Bronco-Lomo Largo, esconde entre su vegetación, en el transcurso de un estrecho sendero al que solo se puede acceder a pie, la fuente de Las Negras, donde hasta hace apenas 50 años las mujeres de la zona aún lavaban la ropa de la familia, siguiendo una tradición que se remonta, como mínimo, a principios del siglo XIX. Una fuente que permanece como memoria viva de la historia de La Laguna y que, a pesar de eso, se encuentra en un importante estado de deterioro y abandono.

Eso es lo que denuncia la Asociación de Vecinos Bronco-Lomo Largo, que solicita la recuperación de este antiguo lavadero para no perder esta parte de su historia y que, además, puede suponer un atractivo turístico para la zona. “Llevamos muchos años luchando para que se rescate, porque es un sitio público, aunque está en unos terrenos privados, y es un espacio con un valor histórico”, afirmó el presidente de la asociación de vecinos, Francisco Javier González, quien denunció que “se han llevado todas las losas chasneras de la fuente, que era donde las las lavanderas restregaban la ropa. La están desmontando, y el agua sigue corriendo de los manantiales”.

El presidente de la asociación vecinal, Francisco Javier González. / S. M.
El presidente de la asociación vecinal, Francisco Javier González. / S. M.

“Mi madre y mi abuela, que murió en el 87 con 96 años, me hablaban de la fuente y me contaban que eran unos lavaderos muy antiguos -relató-. Mi madre lavaba allí la ropa, en los años 70 aquí no había agua corriente, así que toda la ropa de la casa se lavaba allí. Y mi abuela y sus hermanas eran lavanderas y lavaban aquí para los señoritos de la época”.

Según recuerda el representante vecinal, parece ser que en el pasado siempre hubo bastantes altercados entre las lavanderas y los antiguos propietarios de las tierras colindantes. “Recuerdo que mi madre y mi abuela en el año 62 o 63, siendo yo muy pequeño, tuvieron el último altercado con los antiguos propietarios de las tierras, que querían aprovecharse del agua -continuó-. Lo que estaba establecido es que los propietarios del terreno podían coger el agua sobrante para el riego, una vez que las lavanderas lo utilizaran, pero nunca quitarles el agua. Incluso tenían ganado y no podían llevarlo todo a beber agua sino de uno en uno, porque las lavanderas utilizaban aquel espacio para lavar y también tender la ropa”.

González indicó que en el anterior mandato, con Fernando Clavijo como alcalde, le trasladaron al equipo de gobierno la importancia de recuperar este antiguo lavadero. Según indicó, al parecer le respondieron que enviarían una cuadrilla para limpiar la zona, pero al final no se hizo nada. Por ello, volverá a trasladar este problema al nuevo alcalde, José Alberto Díaz, en la próxima reunión que tengan, “para lo que ya hemos pedido cita”, apuntó, así como otros temas del barrio.