NACIONAL

Victoria Rosell (Podemos) “montó un pollo” en el Aeropuerto de Gran Canaria

Victoria Rosell. / CEDIDA
Victoria Rosell. / CEDIDA

Un Real Decreto de 1983 le impidió ayer a la exjuez y diputada de Podemos Victoria Rosell hacer uso de la Sala de Autoridades del Aeropuerto de Gran Canaria cuando se disponía a viajar a Madrid. La diputada exigió que se le abriera de manera inmediata la citada Sala tanto en el mostrador de Iberia como en el de AENA y lo hizo de muy malas formas según se registró en el incidente.

Rosell declaró para Cadena Cope: “No discutí, yo pregunté y pregunto mucho. Vamos yo ni la voy a usar, ni la he usado, ni pretendía usarla”. A lo que añadió que con uno de los empleados de AENA tuvo una “conversación cordial, educada y normal. Sí es verdad que uno así engominadito, muy godo, me dijo: ‘¿y a ti qué te importa?'”. Una versión que dista mucho de la otorgada por el trabajador del aeropuerto. El mismo delegado del Gobierno de Canarias, Enrique Hernández Bento, declaró para Cadena Ser que la diputada “montó un pollo” en el Aeropuerto de Gran Canaria.

La utilización de las salas de autoridades de los aeropuertos no está permitida a los diputados, sino que su uso es restringido y además debe ser abonado por el organismo que lo solicita.

El Real Decreto 20/99 de 1983 es el que da origen a esta regulación, que restringe el uso de las Salas de Autoridades de los aeropuertos a lo que se considera altas autoridades del Estado. Es decir, a la Casa Real, al presidente del Gobierno, los ministros, los secretarios de Estado, los subsecretarios y los secretarios generales de los ministerios, así como los directores generales de la Policía y la Guardia Civil.

También pueden usarla los presidentes de Congreso y Senado, los presidente del Tribunal Constitucional y del Supremo y los miembros del poder judicial, los expresisdentes del Gobierno, el jefe de la oposición, el Fiscal General del Estado, el presidente del Consejo de Estado, el del Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo, los delegados del gobierno de CCAA, el Gobernador del Banco de España y los Jemes. Todos ellos cuando el viaje que realizan sea oficial.

Los cargos del ministerio de Asuntos Exteriores y los embajadores también pueden usarla previa petición, mientras que el resto de los autorizados tienen derecho por sí mismos y sólo lo tienen que notificar a la Sala de Autoridades del Aeropuerto de que se trate con antelación. Pero según esta regulación, los diputados de las Cortes Generales no tienen acceso al uso de estas salas de autoridades.

Sin embargo, según fuentes conocedoras de este incidente, la diputada de Podemos y exjuez Victoria Rosell exigió en la madrugada de ayer que abrieran para ella la Sala de Autoridades del Aeropuerto de Gran Canaria, cuando se disponía a tomar un vuelo en dirección a Madrid.

El incidente se produjo en torno a las seis menos cuarto de la madrugada, cuando la diputada y exjuez pidió primero en el mostrador de Iberia y después en el de Información de AENA que abrieran para ella “inmediatamente” la Sala de Autoridades del aeropuerto de Gran Canaria. La petición, según las mismas fuentes, se hizo con una actitud de soberbia.

La diputada iba a viajar a Madrid en el vuelo de Iberia 3935 de las 6:30 horas de esta mañana. En su petición, Victoria Rosell alegó “de muy malas formas”, increpando al técnico de Información que había otros políticos que pasaban por la sala de Autoridades del aeropuerto.

Además, aseguró que en otros aeropuertos sí tienen una distinción con ella y la dejan acceder por el ‘fast lane’ o carril rápido -con el que se ahorra tiempo en el control de seguridad del aeropuerto-, mientras que en el aeropuerto de Gran Canaria no estaba habilitado.

Según las fuentes consultadas, el técnico explicó a la diputada del partido de Pablo Iglesias que el ‘fast lane’, que habitualmente se abre para los pasajeros de bussines, no estaba abierto porque no había cola para acceder al avión por el acceso habitual.

Además, en información, intentaron indicar a la diputada de Podemos cómo es el procedimiento para solicitar la apertura de la Sala de Autoridades y quiénes son las personas que tienen derecho a ella. Sin embargo, Victoria Rosell no quiso atender a las explicaciones y se marchó dando la espalda a la persona que le estaba explicando el procedimiento.