LA LAGUNA

Bermúdez solicita al Cabildo una alternativa para la Vía Exterior

Fotomontaje del Gobierno de la Vía Exterior a su paso por el barrio de La Alegría, en Santa Cruz. / DA
Fotomontaje del Gobierno de la Vía Exterior a su paso por el barrio de La Alegría, en Santa Cruz. / DA

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, se sumó a las declaraciones del de La Laguna, José Alberto Díaz, al afirmar ayer que mientras él “sea alcalde de la capital tampoco se va a hacer la Vía Exterior”, expresándose así en los mismos términos que utilizó el máximo mandatario lagunero el pasado martes.

Sin embargo, Bermúdez apuntó que el Cabildo de Tenerife “debe poner sobre la mesa alternativas a esta infraestructura que eviten el colapso de la TF-5”. Además, indicó que espera que “el planeamiento vigente se sustituya por otro y sea consensuado”.

La decisión del equipo de gobierno santacrucero en su último pleno, el pasado viernes, de no apoyar la moción de Sí se puede para instar al Cabildo a la eliminación de este viario de sus planeamientos levantó bastantes ampollas en el municipio lagunero, el principal afectado por la Vía Exterior, que destruiría más de un millón de metros cuadrados de suelo agrícola. “Desde el primer momento hemos estado en contra de este proyecto, porque mi prioridad es defender los intereses de los ciudadanos, aunque ello suponga en alguna ocasión situarme en frente de lo que piense algún compañero de partido”, expresó José Alberto Díaz el pasado martes.

El alcalde lagunero está negociando este tema con el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias, lo que ha supuesto “que hayamos conseguido que la Vía Exterior no esté en la hoja de ruta, de hecho no se encuentra entre las prioridades del Cabildo para el convenio de Carreteras con el Estado y fue aprobada por unanimidad hace un año en el Parlamento de Canarias en defensa del suelo agrícola y de la autonomía municipal de La Laguna”. En esta línea, el presidente insular, Carlos Alonso, manifestó ayer, en rueda de prensa recogida por Europa Press, que la construcción de la Vía Exterior “no es prioritaria”, entre otras cosas, porque “no es la solución” a los atascos de la TF-5. Así, afirmó que se trata de un debate “estéril” porque no se va a proponer su ejecución a la Consejería de Obras Públicas. “No nos peleemos por obras que no se van a hacer”, añadió.

Vecinos en contra
-Más de 2.000 firmas. Las plataformas y asociaciones vecinales han puesto en marcha, desde principios de año, una recogida de firmas, a través de la plataforma web Change.org., que cuenta ya con más de 2.200 apoyos, para solicitar al Gobierno de Canarias y al Cabildo de Tenerife que deroguen el Plan Territorial Especial de Ordenación del Sistema Viario del área Metropolitana (Pteosvam), que integra “viarios destructivos para La Laguna” como la Vía Exterior,
la Circunvalación Norte, la Variante Oeste, la Vía de Ronda Sur y la actual TF-5 transformada en la avenida del Quinto Centenario.

-Beneficiar empresarios. “Los organismos que contemplan estos viarios dicen que son necesarios para mejorar las comunicaciones y solucionar los problemas de tráfico, y la verdad es que la finalidad principal es mejorar las comunicaciones de las empresas existentes que están junto a los viarios y urbanizar los terrenos rústicos que han sido comprados
por constructores y empresarios”, denunció en enero Jesús Acosta, representante vecinal de El Centenero.

-Destrucción de suelo. Jesús Acosta destacó que con la Vía Exterior se perderán 1.198.639 metros cuadrados “de suelo rústico, de los más fértiles de la Isla”.