sociedad

Los casos de tosferina y varicela en las Islas se multiplican en dos años

Los recientes casos de afectados por el virus zika en nuestro país han puesto de manifiesto la importancia de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Esta actúa como una especie de detective de las patologías infecciosas, a la caza de nuevos y exóticos patógenos como el mismo zika, la malaria, el dengue o la chikungunya, así como viejos conocidos como la gripe.

Estos servicios de vigilancia regionales actúan como un termómetro para conocer la evolución de estas enfermedades infecciosas, pero solo anotan las consideradas de declaración obligatoria (EDO), aquellas que pueden tener consecuencias para la salud pública. España, actualmente, reconoce 63 afecciones, un número que los expertos consideran “insuficiente” en un mundo globalizado, en el que virus, parásitos y bacterias viajan en avión y en barco.

Durante 2015 se consolidó en Canarias la adaptación del Sistema EDO a los cambios en la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Estos cambios se introdujeron en la red de Atención Primaria (AP) a principios de 2014, tras ser aprobados en 2013 por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Posteriormente, se publicó en nuestra comunidad el cambio normativo correspondiente, que recoge 60 patologías comunes a todo el territorio nacional y 3 propias del Archipiélago (la intoxicación alimentaria por ciguatera, otros procesos diarreicos y otras meningitis). Todas ellas son importantes para la salud pública, aunque la mayoría son de baja frecuencia.
Según los datos publicados ayer por la Consejería de Sanidad, la gripe volvió a ser en 2015 la principal amenaza para las Islas, ya que se declararon 43.554 casos, el 15% más que el año anterior. Esta tendencia alcista también se observa en la detección de enfermos de tosferina y varicela, la mayoría niños, hasta el punto de que en los dos últimos años se registraron 10.394 casos, el doble que los contabilizados en 2012 y 2013. Ello, según aseguran los pediatras, se debe fundamentalmente a la supresión de la profilaxis de la varicela del calendario vacunal, una medida que revocó el actual ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso.

Junto a estas patologías, las enfermedades transmitidas por mosquitos son las que más preocupan actualmente a los responsables del departamento sanitario regional, a pesar de que todos los casos que se han declarado hasta ahora fueron importados. En concreto, el año pasado se declararon 36 afectados por vectores, la mayoría (20) por paludismo. Además, se registraron 11 por enfermedad por virus chikungunya y 3 casos de dengue.

Según el citado informe de la Red Canaria de Vigilancia Epidemiológica, el año pasado se notificaron casos de 34 de las 63 EDO, la mayor parte de las cuales llevan años controladas gracias a la vacunación. Aun así, en 2015 se registraron hasta 267 casos de lo que se conoce como paperas, 6.049 de herpes zóster y uno de tétanos, entre otros. Igualmente, se contabilizaron 16 afectados por legionela y 154 casos de tuberculosis. Sin embargo, de las otras 29 patologías incluidas en el listado regional no se notificaron casos.