nacional

Decenas de ciudadanos abuchean y aplauden a los políticos a su llegada al Congreso

Foto EP
Foto EP

Decenas de ciudadanos que abarrotan la Carrera de San Jerónimo han abucheado a los políticos que llegaban andando al Congreso de los Diputados para asistir a la segunda jornada del debate de investidura, entre ellos el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente en funciones, Mariano Rajoy; o los líderes de ERC.

Desde una hora antes de que comenzara el Pleno, decenas de curiosos se han ido apostando enfrente del Congreso para ver llegar a los líderes políticos, muchos de los cuales han entrado por el patio de la Cámara Baja, adonde se puede acceder tanto andando como en coche.

Uno de los primeros en llegar ha sido Pedro Sánchez, quien ha entrado a pie minutos después de las 18.00 horas, acompañado por mensajes tanto de apoyo y como de reprobación por parte de los ciudadanos, si bien cuando ha accedido al recinto del Congreso los abucheos y pitidos eran más audibles.

Él, por su parte, se ha limitado a saludar a la prensa y se ha dirigido al interior, donde esperaban decenas de medios de comunicación.

RAJOY: PITIDOS Y GRITOS DE ‘PRESIDENTE, PRESIDENTE’

También ha sido recibido con abucheos Mariano Rajoy, quien ha preferido entrar al Palacio de la Carrera de San Jerónimo en coche. Como respuesta a la pitada, varias personas han gritado ‘presidente, presidente’.

El mismo trato reprobatorio han recibido a su llegada a la Cámara Baja los ministros del Gobierno en funciones Luis de Guindos, José Manuel García-Margallo o Rafael Catalá, mientras que otros diputados menos conocidos conseguían acceder al recinto tranquilos y sin ser increpados.

No ha sido el caso, sin embargo, de los parlamentarios de ERC, que han recibido una sonora pitada, algo que su portavoz adjunto, Gabriel Rufián, ha achacado a que “la gente est� nerviosa” y a que “no le gusta ver” a diputados de su partido en el Congreso.

Por contra, otros diputados han sido recibidos con tímidos aplausos, como los ‘populares’ Jesús Posada, Alicia Sánchez Camacho o Rafael Hernando, que incluso ha saludado al respetable con el pulgar hacia arriba; o como el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha sido quien más alabanzas ha recibido.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha sido el último en acceder al Palacio de la Carrera de San Jerónimo acompañado por la plana mayor de su partido y acompañado por muchos aplausos y vítores, en un primer momento, contestados poco después por pitidos y silbidos. Sin duda, ha sido el dirigente político que más revuelo ha levantado.

MANTAS Y PANCARTAS

Varias dotaciones de Policía Nacional controlaban que la calzada se mantuviera libre de espectadores, la mayoría de ellos espontáneos que pasaban por la zona de compras, turismo o incluso tras visitar la cercana Basílica del Cristo de Medinaceli.

Sin embargo, algunos han aprovechado disponer de balcones cercanos al Congreso, incluyendo en la Embajada de México, e incluso parecen haber acudido ‘ex profeso’ para la sesión de investidura, ya que venían pertrechados incluso con mantas para hacer frente al frío que comenzaba a desplegarse en la tarde madrileña.

Igualmente, se ha visto alguna pancarta con el lema ‘Desunión es traición’, junto a los logos del PSOE, Podemos e IU; o ‘PSOE+C’s es un 2º PP parcheado’. Y la celebración, cual alfombra roja de los Oscar, sólo se veía alterada por las quejas de los ciudadanos cuando algún autobús o camioneta de gran tamaño se paraba delante de los leones impidiéndoles ver a quienes entraban en el Congreso.

MANIFESTACIÓN DE LA PAH

Una vez iniciada la sesión, la mayoría de los curiosos han ido dispersándose para seguir con sus quehaceres, aunque un centenar de personas se han quedado en la zona para participar en la manifestación convocada por la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) para exigir que el nuevo Gobierno apruebe sus cinco reivindicaciones básicas: dación en pago retroactiva, alquileres asequibles, parar los desahucios, asegurar viviendas sociales y garantizar los suministros energéticos.

Dado que en un primer momento el grupo estaba en medio del resto de ciudadanos, la Policía Nacional ha rodeado a los manifestantes para garantizar que quedara una vía de paso abierta. Poco a poco, además, los agentes han empezado a ’empujarles’ con la intención de llevar la protesta hasta la plaza de Neptuno, aunque finalmente han conseguido arrinconarles en la plaza de las Cortes.

Allí ha seguido la protesta, con cacerolada y pitada incluida y gritos de ‘Sí se puede pero no quieren’, ‘Las cinco de la PAH’ o ‘No toleramos ni un desahucio más’. En algún momento los ánimos se han caldeado ante la presión policial para alejarlos del Congreso, e incluso algún agente ha tratado de explicarles que está prohibido manifestarse frente al Palacio del Congreso cuando las Cortes están reunidas.

Sin embargo, el ambiente en general ha sido festivo, mientras los ciudadanos que habían decidido mantenerse en la Carrera de San Jerónimo a la espera de que termine la sesión de investidura para ver salir a los políticos los contemplaban con gesto curioso.