Economía

Antonio Garzón: “El Gobierno tiene que refundir la legislación turística en una sola”

El Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico (Catpe) presentó ayer lunes su segundo informe sobre la competitividad turística de Canarias en 2016 que profundiza en la necesidad de simplificar y refundir la legislación turística en una sola Ley, derogando incluso toda la normativa actual. El informe de este Think Tank que preside Ángel Ferrera deja claro que es necesario que el Gobierno tome la decisión de fusionar las leyes turísticas y abandonar la errónea percepción del “crecimiento cero” como paradigma de la sostenibilidad, y obviar la importancia de que exista un equilibrio entre lo económico, lo social y lo medioambiental.

Para el experto y miembro del consejo asesor de Catpe, Antonio Garzón, en vez de derogar y refundir textos que, aparentemente regulan lo mismo, “durante el último año hemos viso todo lo contrario: una  de la normativa turística y de su complejidad. Incluso hemos sido testigos del nacimiento de una Ley que tiene el único objetivo de simplificar otra anterior, dada la extrema complejidad de ésta”.

Uno de los mayores retos que tiene ahora el sector es quizás acabar con los mitos creados en los últimos años de que “el turismo consume mucho suelo”. Estos mitos, podrían suponer la verdadera traba para el rediseño de estrategias hacia un mayor equilibrio de la triple sostenibilidad, “pues cualquier rectificación supone a la vez admitir que las anteriores políticas fueron equivocadas y que los mitos son, finalmente, completamente falsos”, señala el informe.

Ello no quiere decir en absoluto, señala el texto, que haya que cambiar de modelo turístico. “El modelo turístico de Canarias ya ha sido inventado y resulta que de él dependen de forma directa, indirecta o derivada más del 90% de los empleos de Canarias. Ahora no se trata de jugarnos nuestro motor económico denostando el sol y playa e intentando cambiar o reinventar el modelo turístico, sino de aprender a gestionar los cambios que se producen en el mercado de manera que el modelo de sol y playa (que ha sido, sigue siendo y será siendo el modelo de Canarias) pueda desarrollarse acorde a las evoluciones del mercado”.

En este sentido, Antono Garzón señaló que “si hace 30 años contemplábamos al turista de sol playa como un perfil único, ahora existe una multitud de perfiles mixtos asociados al sol y playa, para los cuales aún existen muchos productos que crear o mejorar”.

Sobre este asunto, el informe pone sobre la mesa 20 propuestas de cambio que van desde un “cambio radical en la forma de entender la sostenibilidad, entendiéndola como una “triple sostenibilidad”; la abolición definitiva de la moratoria; una propuesta concreta para la redacción del nuevo decreto del alquiler vacaciona, hasta propuestas de abstenerse de regular el Todo Incluido y de aplicar una tasa turística.

El sector turístico canario está sobre-regulado y, todo ello, detalla el documento, “no debe producir la sensación de que el Turismo sólo son leyes o que éstas frenan y bloquean el desarrollo turístico”. De ahí que el énfasis de este segundo informe se ponga en el marco turístico legal, dada su actualidad durante el 2016 y dado que sin un desbloqueo no habría un futuro desarrollo en otros aspectos, como por ejemplo en productos turísticos concretos quepodrían tener un interesante desarrollo una vez desbloqueada la economía, como el turismo deportivo o el de salud.

 

Un destino de ‘sol y playa’ maduro

Alquiler vacacional. El informe señala que el Gobierno tiene que decidir y regular este modelo. Para ello, y partiendo del esqueleto del decreto 113/2015 propone: La corrección del ámbito de aplicación, con inclusión de viviendas en suelo turístico; mantener la habitualidad de la actividad, la prohibición de la cesión por habitaciones y la exclusión del bed & breakfast. En cuanto al régimen jurídico es importante mantener asimismo la exigencia de cumplir con las normas sectoriales, especialmente las de seguridad, como aumento de la atención del teléfono de emergencia a 24 horas; añadir un seguro de responsabilidad civil; mantener la obligación de informar del registro de clientes alojados a la Policía; cambio en la imposición tributaria: la aplicación del IGIC turístico, tal como la contempla el decreto 113/2015, es necesaria pero no es suficiente para una equiparación impositiva entre la cama turística y la cama de alquiler vacacional. Faltaría, dice el informe, añadir una vía de tributación fiscal que no sea a través de la declaración individual del IRPF como “arrendamiento” con el fin de que todos los operadores tributen localmente.

Formación dual. Siguiendo el camino iniciado en el primer informe Catpe volvió a insistir en la formación profesional dual comparando los dos modelos que actualmente se encuentran en Canarias en fase piloto, aportando para cada uno de ellos una propuesta de mejora, con el fin de acercar su efectividad a la del modelo dual alemán. “A pesar de haber aumentado a un 33% del tiempo total formativo de prácticas en empresas se considera insuficiente, a la vez que poco efectivo en comparación con la involucración lograda por el contrato de formación y aprendizaje. De ahí que se proponga una inclusión de este contrato en la programación formativa, de manera que el tiempo de práctica en empresas aumentaría a un 75% y a la teoría le quedaría un 25%, contemplando un periodo total de formación de tres años. à Tasa turística. Desde el Capte señalan que la implantación de una tasa turística en Canarias, dados los riesgos que conlleva su aplicación en destinos maduros de sol y playa, supondría una consecuencia negativa porque la recaudación no es grande y porque el coste psicológico para el turismo es elevado.

Tasa turística. Desde el Capte señalan que la implantación de una tasa turística en Canarias, dados los riesgos que conlleva su aplicación en destinos maduros de sol y playa, supondría una consecuencia negativa porque la recaudación no es grande y porque el coste psicológico para el turismo es elevado.