SANIDAD

La virulencia de la gripe multiplica los fallecidos y hospitalizados

El Hospital de la Candelaria ha registrado un notable aumento de casos de gripe las últimas semanas. / DA
El Hospital de la Candelaria ha registrado un notable aumento de casos de gripe las últimas semanas. / DA

Lo peor de la onda epidémica de la gripe en las Islas ya ha pasado, pero ha dejado tras de sí una virulencia mayor de la esperada. Eso es, al menos, lo que se desprende de los últimos datos registrados por la Red Centinela de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias. Esta contabiliza un total de 109 casos graves vinculados al virus, de los cuales 8 fallecieron. “Este año, a diferencia de la temporada pasada y aunque la incidencia es menor en términos absolutos, hemos constatado que ha habido un aumento de los casos graves y de fallecimientos por complicaciones derivadas de la gripe”, explicaba ayer el jefe del Servicio de Epidemiología y Prevención de Salud Pública, Domingo Núñez. En declaraciones al programa ¡Viva la radio!, Núñez reconoció que la mayor parte de los fallecimientos fueron por neumonía y otras patologías respiratorias, debido a que “las cepas que circulan este año presentan estas características, lo que recuerda un poco a lo que pasó con la pandemia registrada en 2009, aunque entonces el virus fue más mucho más agresivo que los de años anteriores”.

En cualquier caso, el epidemiólogo recordó que “el año pasado, a estas alturas de temporada, hubo 29 hospitalizaciones por casos graves y solo se habían registrado dos fallecimientos”. En esta línea, Domingo Núñez señaló que en esta ocasión vuelve a predominar el tipo A, aunque dejó claro que “el término gripe A se usa en los medios de comunicación queriendo rememorar la pandemia de 2009, pero la inmensa mayoría de las gripes que se diagnostican están producidas por el tipo A, que es uno de los que existen y es el más frecuente”. No en vano, el jefe de Servicio de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública reiteró que la onda epidémica está “en franco descenso”, hasta el punto de que la tasa de incidencia disminuyó la semana pasada desde los 215 casos por cada 100.000 habitantes a 172 casos, tras haber superado el umbral epidémico de 125,66 casos por 100.000 habitantes en la semana tres.

En el último informe de la Red Centinela se expone que en lo que va de temporada, 22 de las 39 muestras recogidas en Primaria resultaron positivas: seis por virus del tipo B, cuatro del A no subtipado, y nueve del tipo A (H1N1). Casi la mitad de los 109 pacientes hospitalizados tenía algún factor de riesgo (32 eran mayores de 64 años, 32 tenían patología cardíaca crónica, 17 presentaban alguna enfermedad inmunológica, 10 tenían obesidad y cinco padecían una patología hepática. Además, sólo cuatro de ellos estaban vacunados.

La tasa de incidencia se sitúa en las Islas en 172 casos por 100.000 habitantes


“Ya es un poco tarde para vacunarse, pero nunca está de más si se tienen factores de riesgo, ya que se pueden suavizar los cuadros y disminuir el riesgo”, subrayó Domingo Núñez, quien reiteró que “las personas mayores de 65 años y enfermos crónicos son los primeros que deberían vacunarse, al igual que personas con obesidad mórbida, embarazadas, etc. El personal sanitario también debe vacunarse, aunque no lo hace en la medida en la que debería hacerlo, especialmente porque es el que está en contacto y atiende a los grupos de riesgo”.

Los hospitales atraviesan momentos “críticos”
Los últimos días han sido especialmente complicados en los hospitales tinerfeños debido al aumento de casos de gripe. De hecho, en La Candelaria la semana pasada se vivieron momentos “críticos”, según confirman desde el Sindicato de Enfermería (Satse) y el Sindicato de Médicos (CESM). Por este motivo, se habilitaron una veintena de camas en la planta 2ª Norte, para aligerar la presión en las Urgencias. Las mismas fuentes manifestaron que incluso ha habido casos de gripe entre el personal, que pudieron contagiarse por estar en contacto con afectados. “La gripe no está incluida entre las enfermedades profesionales, por lo que al personal se le descuenta del sueldo si coge la baja”, denotan las mismas fuentes sindicales, quienes reconocen el “peligro” que conllevan los contactos entre profesionales enfermos y pacientes.

En la misma línea se manifiestan desde el CESM, quienes señalan que en los dos hospitales tinerfeños ha habido “problemas por falta de camas de ingreso y de camas concertadas para poder derivar a los pacientes que ya habían sido valorados”. “Los casos diagnosticados se han complicado más porque muchos no estaban vacunados”, agregan los médicos, quienes dejan claro que mucha gente se ha confiado porque el tiempo había sido benévolo”.