SESIÓN DE INVESTIDURA

El Congreso rechaza la investidura de Pedro Sánchez

De 350 diputados, dicen no a la investidura de Pedro Sánchez. / EP
De 350 diputados,  más de 185 dicen no a la investidura de Pedro Sánchez. / EP

El resultado de la votación no permite la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, al menos por ahora. Habrá que esperar al viernes para volver a escuchar al líder del PSOE intentando convencer a los diputados del Congreso. De los 350 diputados, solo 130 votaron sí por la investidura (89 del PSOE, 40 de Ciudadanos y uno de Nueva Canarias), 219 votaron no y  uno se abstuvo (Ana Oramas de Coalición Canaria). Sánchez necesitaba 176 votos a favor para ser investido jefe del Ejecutivo. De esta forma, el socialista se convierte en el tercer candidato que no logra ser investido en la primera votación y tiene que intentarlo en la segunda ronda, como ya les pasó a Leopoldo Calvo Sotelo en 1981 y a José Luis Rodríguez Zapatero en 2008.

Y es que tras casi once horas de debate de investidura, se ha cumplido el guión previsto: al no haber alcanzado la mayoría absoluta que necesitaba para ser investido jefe del Ejecutivo en primera vuelta, Pedro Sánchez tendrá que someter su candidatura a una segunda votación el próximo viernes, a una hora similar a la que se ha producido la de hoy.

Las votaciones de este miércoles comenzaron sobre las 19.00 horas (hora peninsular), según el acuerdo alcanzado por la Mesa del Congreso y varios grupos parlamentarios y según como ha comunicado al Pleno el presidente del Congreso, Patxi López.

DIPUTADOS

Al inicio de esta segunda jornada del debate de investidura, López ya había anunciado que la votación no tendría lugar antes de las ocho de la tarde, una previsión que se modificó dado que los ‘cara a cara’ de Sánchez con los distintos grupos se prolongaron menos tiempo del inicialmente calculado.

Y ha sido así porque Sánchez, pese a no tener límite de tiempo para debatir con los distintos grupos, no se ha extendido en sus contestaciones a los portavoces. De hecho, aunque inicialmente iba a producirse un receso para comer tras el ‘cara a cara’ entre el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el aspirante a La Moncloa, al final López ha decidido incluir también la sesión matutina la intervención del portavoz de ERC, Joan Tarda.

Ya por la tarde han subido a la tribuna sucesivamente Francesc Homs (Democracia y Libertad); Aitor Esteban (PNV) y los miembros del Grupo Mixto: Joan Baldoví (Compromís), Alberto Garzón (IU), Marian Beitialarrangoitia (EH Bildu), Íñigo Allí (UPN), Isidro Martínez Oblanca (Foro Asturias), Ana Oramas (CC) y Pedro Quevedo (NC).


DOS VOTOS EN EUSKERA
Como marca el Reglamento, el primer diputado en votar ha sido elegido por sorteo, ‘premio’ que ha recaído en el socialista andaluz Antonio Hurtado. A partir de ahí uno a uno se ha ido llamando a los 350 diputados para que pronunciaran el sentido de su voto (sí, no o abstención).

La votación se ha desarrollado con normalidad y sólo ha habido dos diputados que han anunciado su voto negativo en euskera al candidato socialista: el nacionalista vasco Joseba Aguirretxea y la diputada de EH Bildu Onintza Enbeitia. Como suele ser habitual en este tipo de votaciones, los últimos en votar han sido los miembros del Gobierno y de la Mesa de la Cámara Baja.

Así las cosas, se ha cumplido el guión previsto y, al no haber alcanzado la mayoría absoluta que necesitaba para ser investido jefe del Ejecutivo, Sánchez tendrá que someter su candidatura a una segunda votación el próximo viernes por la noche.

La mayoría absoluta está situada en 176 votos y el aspirante socialista se ha quedado a 46 votos de esa ansiada cifra. De esta forma, Sánchez se convierte en el tercer candidato desde la Transición que no logra ser investido en la primera votación y tiene que intentarlo en la segunda ronda, como ya les pasó a Leopoldo Calvo Sotelo en 1981 y a José Luis Rodríguez Zapatero en 2008.

FIN DEL BLOQUEO: EMPIEZAN A CORRER LOS PLAZOS
Pese a haber fracasado en este primer intento, la primera votación de Sánchez ha servido para que empiece a correr el plazo de dos meses que fija la Constitución para que haya nuevas elecciones si nadie logra la confianza del Congreso para instalarse en La Moncloa.

La segunda toma del debate de investidura se ha fijado para el próximo viernes a las seis y media de la tarde. En ese debate, Sánchez ya no podrá hablar todo el tiempo que quiera sino que su discurso no podrá superar los diez minutos. Los grupos parlamentarios contarán por su parte con cinco minutos cada uno para fijar posición.

Después tendrá lugar la segunda votación por el mismo procedimiento que la primera. En este segundo ’round’ a Sánchez le bastaría con tener más votos a favor que en contra, lo que, en cualquier caso, no parece probable.

Si tras esta segunda ronda el Congreso tampoco otorgase la confianza al candidato, se podrían tramitar sucesivas propuestas de aspirantes a presidente hasta que transcurran dos meses desde la primera votación.

Pero si en los dos meses siguientes -como muy tarde el 2 de mayo- ningún candidato logra el aval de la Cámara Baja, el presidente del Congreso someterá a la firma del Rey el decreto de disolución de ambas Cámaras, convocará nuevas elecciones y lo comunicará al presidente del Senado. Según estos plazos, los nuevos comicios tendrían lugar el domingo 26 de junio.