política>

El funcionariado pierde el 35% de poder adquisitivo

funcionarios
Manifestación contra los recortes, con César Martínez en primer término (segundo por la derecha). | DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

El poder adquisitivo de los empleados públicos de Canarias se ha reducido un 35% en los últimos cuatro años, entre congelaciones salariales y recortes.

Con este dato sobre la mesa, el responsable autonómico y presidente provincial de la Central Independiente y de Funcionarios (CSI.F), César Martínez, rechazó ayer de manera tajante el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013 y se puso la venda ante lo que se avecina en Canarias. “Las cuentas de la Comunidad Autónoma van a ser más de lo mismo”, se lamentó. “De algún sitio habrá que sacar el dinero”, admitió el dirigente de CSI.F. “Lo que pasa es que se sigue considerando a los empleados públicos como los únicos paganos de esta crisis”, precisó.

Aunque los presupuestos recuperan la paga extra de Navidad, Martínez se mostró cauteloso. “Ya veremos”, manifestó.

El mencionado sindicato ha remitido una carta al presidente Paulino Rivero por la que le insta a que su Ejecutivo adelante las pagas extraordinarias de los tres próximos años (de 2013 a 2015). La propuesta persigue que, en vez de cobrarse en junio, y diciembre, se perciban los días 3 de enero y julio.

La organización plantea que el Gobierno canario imite el gesto de su equivalente navarro, en el sentido de “velar por el bienestar de sus empleados públicos y de las empresas establecidas en el Archipiélago”.

El real decreto ley 20/2012 elimina la paga extra de Navidad para todos los empleados del conjunto de las administraciones públicas de España, lo que implica un ajuste del 7,14% del cómputo de las retribuciones anuales de este colectivo. Esta cifra es mayor que el recorte del 5% que se iba a aplicar a los empleados públicos de la Administración autonómica canaria, una medida que fue anulada.

La supresión de la extra de diciembre de 2012 supone un ahorro de 5.210,1 millones, prácticamente la misma cantidad que conlleva la congelación de plazas de empleo público hasta 2014.