X
opinión > Perplejita Me Hallo

Imposibles – Por Perplejita Me Hallo

   

Hace poco hubo que rescatar cerca de Fuerteventura a un remero portugués (o malhor remero do mondo, y los expertos en cine español entenderán la referencia), que pretendía cruzar el Atlántico así, a golpe de remo, en una barca de siete metros, sin más compañía que las olas y una fe asombrosa en sí mismo.

Ir a remazos desde Tarfaya hasta Brasil es la forma que este señor eligió para concienciar sobre el cambio climático. Loable objetivo, qué duda cabe. Pero honestamente pienso que es más valioso como ejemplo para concienciar sobre los riesgos de embarcarse en acciones absurdas pretendiendo obtener una notoriedad que luego no va a llegar.

En un mundo sobresaturado de informaciones anecdóticas, la concienciación no se logra a base de gestas individuales. Es iluso pensar que siquiera una persona va a decir: “Eh, un portugués se ha remado el Atlántico durante cuatro meses por el tema del calentamiento global, creo que a partir de ahora voy a reciclar más”. Quizás a este intrépido marinero/deportista nadie le recomendó que se pensara las cosas dos veces (y es triste no tener a nadie en esta vida que te diga “déjate de locuras”), pero quizás sí lo tuvo y aun así se lanzó a una empresa de demasiado riesgo y poca ganancia.

Los imposibles existen, pues, en la medida en que uno los crea y se los impone.

Si tu imposible tiene sentido o utilidad, eso ya se verá después. No vas a dejar de remar por eso, ¿no?