X
NACIONAL >

El PP aún no ha publicado la renta de los integrantes de su ejecutiva

   

EUROPA PRESS | Madrid

La promesa realizada por el Partido Popular de que todos los cargos ejecutivos de la dirección nacional hicieran públicas sus declaraciones de la renta y patrimonio sigue sin cumplirse dos meses después. Aunque sí lo han hecho, en su mayoría, los presidentes autonómicos populares y los líderes regionales.

La publicación de los llamados papeles de Bárcenas por parte del diario El País a finales de enero, en los que figuraban pagos a buena parte de la cúpula del partido, incluyendo a Mariano Rajoy, provocó un auténtico terremoto en las filas populares, que se saldó con la publicación, por parte del presidente del Gobierno de sus declaraciones de renta y patrimonio desde el año 2003 a 2011.

Este compromiso que adquirió Mariano Rajoy el pasado 2 de febrero y que cumplió siete días después, fue secundado por los presidentes autonómicos del PP y por sus líderes regionales y también lo suscribió la dirección nacional comprometiéndose a que todos los cargos de secretario ejecutivo para arriba hicieran lo propio.

Estos compromisos salieron de la Junta Directiva Nacional convocada por Rajoy para el 2 de febrero, una semana después de hacerse públicos los papeles de Bárcenas, en la que el presidente del PP dejó claro que “nunca” había recibido, ni repartido negro, ni en el PP ni “en ninguna parte”. Un par de días antes, la secretaria general, María Dolores de Cospedal había anunciado que los dirigentes del PP se comprometían a hacer declaraciones juradas ante la gerente-tesorera del PP, Carmen Navarro, a publicar sus declaraciones, al tiempo que anunciaba la realización de dos auditorías, una interna y otra externa, y la interposición de acciones judiciales. Sin embargo, a la publicación de las datos fiscales de Mariano Rajoy no le han seguido los del resto de la dirección de Génova, que afectaría a un total de once personas, si no se cuenta la del presidente del PP, ya presentada, la de la secretaria general del partido, que hizo pública en el Parlamento de Castilla-La Mancha y la de los portavoces en Congreso, Senado y Parlamento Europeo.

La decisión que se anunció fue que se colgarían los datos de los vicesecretarios generales -Carlos Floriano, Javier Arenas y Esteban González Pons-, los de los coordinadores -Juan Carlos Vera y José María Beneyto- y los de los secretarios ejecutivos.

Posteriormente se matizó que las declaraciones se presentarían desde el momento en el que estos cargos asumieron responsabilidades en la dirección del partido, lo que reducía el ámbito de aplicación de la medida porque muchos de ellos fueron elegidos en el Congreso de Sevilla de febrero de 2012 y la declaración de la renta de ese ejercicio fiscal aún no se ha presentado. Ninguna de estas declaraciones fiscales se ha hecho pública por parte del partido, aunque han transcurrido dos meses.

Además, las acciones judiciales también se hicieron esperar. No las de María Dolores de Cospedal, que las inició el 15 de febrero en un juzgado de Toledo, después de comprobar la falta de consenso entre los dirigentes de su partido sobre contra quién ir y por qué delitos. Pero las acciones judiciales del PP en su conjunto y las individuales que se habían anunciado se limitaron a una sola demanda civil, en la que no figuraba por separado Mariano Rajoy, por derecho al honor contra El País y contra el autor de los papeles que el citado periódico atribuye al extesorero Luis Bárcenas. Esta demanda se presentó con defecto de forma por no presentar los poderes adecuados para pleitos, aunque esto se subsanó posteriormente.

Quienes sí han ido publicando sus declaraciones de renta y patrimonio han sido los barones populares. Todos los presidentes autonómicos ya la han hecho pública, menos el presidente de Extremadura, José Antonio Monago. Está pendiente de un acuerdo parlamentario.

Las declaraciones de los barones regionales que no son presidentes de comunidades autónomas se han hecho públicas en sus respectivos parlamentos, salvo la del canario José Manuel Soria, que es la entregada en su momento en el Congreso.