X
DAMIÁN PÉREZ VIERA > ALCALDE DE FASNIA

“Gracias a no tener déficit, aspiramos al desarrollo rural”

   

DAMIÁN PÉREZ VIERA

Damián Pérez Viera, alcalde de Fasnia. / SERGIO MÉNDEZ

NORBERTO CHIJEB | Fasnia

Fue una de las grandes sorpresas cuando hace dos años desbancó de la alcaldía de Fasnia a Pedro Hernández, alcalde de ese pequeño pueblo sureño durante 28 años. Hoy, el profesor Damián Pérez Viera mantiene a Fasnia sin deudas, el único ayuntamiento de la Isla, junto al vecino Arico, que puede presumir de ello.

-Fasnia sigue siendo un ayuntamiento sin deuda, como lo encontró usted. ¿Es por qué se ha hecho poco o por una buena gestión?

“En muchas familias existe el concepto de que “si algo no me lo puedo permitir pues no lo compro””. Si se ha hecho poco es porque no nos lo podíamos permitir. No quiere esto decir que no deseáramos hacer inversiones pero somos realistas y no pensamos endeudar nuestro Ayuntamiento. Anteponemos previsión a derroche o improvisación. Y creemos que la gestión ha sido buena porque hemos cumplido el Plan de Saneamiento Financiero antes del tiempo previsto. Cumplimos con el principio de estabilidad presupuestaria fijado por la legislación vigente con un ahorro neto de 700.000 euros, un remanente de tesorería de más de un millón y un resultado presupuestario de medio millón de euros. Por último cumplimos también con los plazos legales de pago de facturas con lo que no tenemos que adherirnos al Plan de Pago a Proveedores. Tenemos presentados varios proyectos de desarrollo rural que ojalá nos concedan para dar respuesta a las demandas de los ciudadanos”.

-¿En qué ha cambiado la gestión municipal con respecto a la anterior que duró 28 años?

“Anteriormente existían posibilidades de inversión que se gestionaban en las diferentes administraciones con posibilidades de éxito. Actualmente Cabildo y Gobierno Autónomo destinan esas posibles inversiones a satisfacer la deuda contraída y a planes de ajuste con lo que cambia completamente la situación. No sabemos como lo hacía la anterior corporación, pero sí lo que hacemos nosotros : gestionamos precios, minimizamos gastos en actividades lúdicas, negociamos todos los servicios contratados, reciclamos materiales y maquinaria,… intentando reducir costes”.

Nos ha defraudado la reforma de Ley de Costas, pensando en Los Roques

-¿Dónde se van las mayores partidas económicas del presupuesto?

“En el capítulo 1. En sueldos a personal y que significa el 56% del presupuesto. Tengo que hacer la salvedad que este Ayuntamiento gestiona también el servicio de recogida de basura, electricidad y agua, lo que supone un incremento de gastos en este capítulo”.

-Supongo que uno de sus grandes anhelos es que Los Roques recupera vida. ¿Eso es posible o con Costas hemos topado?

“Por supuesto que lo anhelo, al igual que conseguir mejoras en cualquier otro núcleo del municipio. Posibilidades siempre hay y por lucharlas no va a quedar. La afección de Costas en Los Roques no abarca a todo el núcleo, solo a zonas determinadas que hay que negociar en los cauces y dentro los límites que permite la actual ordenación. Nos ha defraudado bastante la tan prometida reforma de la Ley de Costas que no contempla como quisiéramos las singularidades de Canarias. Veremos como se van desarrollando los hechos”.

-Sin embargo, Las Eras está creciendo y hay pocas quejas de lo que ahí hacen los ayuntamientos de Fasnia y Arico.

“Siempre que las cosas fluyan bien no tienen por qué haber quejas pero hay que mantener una serie de servicios y facilitar las condiciones adecuadas para que todo continúe marchando bien”.

El 39% de viviendas vacías se debe la emigración de gente joven que se ha producido

-¿Hay alguna posibilidad de que los accesos al casco de Fasnia se puedan mejorar o seguirá siendo la autopista una división entre dos pueblos en el mismo municipio?

“No existen dos pueblos en el mismo municipio lo que si hay es una zona de costa y otra de medianías con unos accesos entre ambas que no son los más adecuados. Hay un proyecto de “vía rápida”, propuesto por la anterior corporación, viable en nuestra opinión con algunas modificaciones pero que con la actual situación económica tendrá que esperar.

-Por último, Fasnia tiene el 39% de sus viviendas desocupadas. ¿A qué es debido tanta vivienda vacía en un pequeño municipio de tres mil habitantes?

“Las viviendas que están desocupadas en Fasnia no son de las mismas características, por ejemplo de lo que puede ocurrir en Andalucía, Aquí las viviendas vacías corresponden en su gran mayoría, a viviendas transmitidas de padres a hijos y que se utilizan los fines de semana por personas que de lunes a viernes desempeñan actividades laborales o profesionales en otros municipios de la Isla. El motivo por el que no se habitan de manera continuada se debe a la gran emigración que se produjo, entre la gente joven, hacia el sector de la construcción y los servicios que demandaba el turismo”.