X
CD TENERIFE-BARCELONA B > LOS PROTAGONISTAS

El francotirador blanquiazul

   

Luismi Loro

El jugador fuenlabreño celebra su tanto frente al filial azulgrana recordando su afición al boxeo. / SERGIO MÉNDEZ

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

No fue Aridane, ni Guillem, Borja Pérez o Ayoze. El primer tanto del CD Tenerife de la temporada 2013-2014 fue obra de Luismi Loro, que volvió a demostrar que es un jugador determinante en las jugadas a balón parado en el conjunto tinerfeñista como ya vimos la campaña pasada y desde que llegó al equipo insular. El mediapunta de Fuenlabrada abrió el partido ante el Barcelona B con un gol marca de la casa, convirtiendo un libre indirecto dentro del área visitante en el minuto 37 de partido, algo que no reconforta al jugador blanquiazul al no conseguir la victoria: “Ahora estamos mal, pero hay que levantarse y volver a entrenar con la misma ilusión; corregir estos errores y estos detalles que nos están marcando y evitando el no conseguir más puntos”, especificó en sala de prensa.

Luismi estima que el Tenerife “está haciendo bien las cosas, pero estos detalles que en Segunda B no nos perjudicaban y no nos hacían tanto daño, pero en Segunda A ya vemos que si”. El empate final le deja a Loro un sabor “agridulce”, porque “tras una primera parte buena, donde hemos llegado con claridad y hemos tenido ocasiones, es una pena haber tirado en cinco minutos todo ese trabajo que hemos hecho”, logrando irse al descanso con el marcador a favor. Así las cosas, valora que “el gol pudo caer en cualquiera de las ocasiones que tuvimos; hay que analizar lo ocurrido al comienzo de la segunda parte. La pena es que estamos muy cerca de la victoria”, pero de nuevo se deja escapar con los despistes defensivos. Sobre el desgaste físico del equipo local en la segunda mitad, Loro cree que el Barcelona B “te exige mucho físicamente, te hace correr. El despliegue físico es muy grande”, cosa que pagó caro el Tenerife en los minutos finales cuando fallaron las fuerzas.

EL SUSTO DE CARLOS RUIZ

Carlos Ruiz

Carlos Ruiz, en el suelo. / SERGIO MÉNDEZ

Durante algunos minutos estuvo fuera del terreno de juego tras producirse un violento choque en un córner con un defensor del Barcelona B. El rostro de Carlos Ruiz impactó con la cabeza del zaguero azulgrana y tuvo que ser atendido fuera del campo al manar abundante sangre de su cara. Afortunadamente todo quedó en un susto y el ex de la Ponferradina pudo continuar en el partido varios minutos después de la aparatosa jugada.