X
sanidad >

El Plan de Salud, sin dotación ni consenso entre los profesionales

   

Plan de Salud presentacion

Representantes de la consejería y miembros del Consejo Canario de la Salud, en la presentación del plan. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La Consejería regional de Sanidad continúa causando cierto estupor entre los profesionales del sector. Como adelantó este periódico en agosto, el departamento que dirige Brígida Mendoza presentó ayer el borrador del III Plan de Salud del Archipiélago, que nace con el objetivo de “ofertar una prestación más acorde a las necesidades concretas de las personas con patologías crónicas y que facilitará la integración de servicios entre Atención Primaria, Especializada, Salud Pública, Salud Laboral, Salud Mental y la atención a las adicciones, haciendo especial hincapié en las enfermedades prevalentes”.

Según explicó en rueda de prensa la propia Brígida Mendoza, el documento ha contado con la colaboración de un Comité Técnico Asesor y varios grupos técnicos, formado por un total de 116 profesionales sanitarios y hasta 1.200 personas entre personal de las áreas de Primaria y Especializada, así como usuarios de 80 de las 105 Zonas Básicas de Salud, “quienes han participado en grupos de trabajo y de asesoramiento”.

Las palabras de la consejera, no obstante, chocan con las manifestaciones realizadas al DIARIO por diversos representantes de los colegios profesionales y sindicatos, quienes aseguran que el plan “no ha sido consensuado, llega con cinco años de retraso y tampoco cuenta con ficha financiera”. En este sentido, el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Santa Cruz de Tenerife (Comtf), Rodrigo Martín, aseguró que el colegio recibió el texto la pasada semana, por lo no que han podido realizar aportaciones, ya que ni siquiera se ha informado al Consejo Canario de la Profesión Médica, que está formado por los presidentes de los colegios, los decanos de las facultades de Medicina y representantes de las sociedades científicas médicas. En la misma línea se manifiestan desde el Sindicato de Enfermería (Satse) y el Sindicato Médico, quienes aseguran desconocer el contenido del documento.

En la orilla opuesta, Brígida Mendoza señaló que esta estrategia “promueve la colaboración con otras organizaciones, instituciones y departamentos del Gobierno de Canarias y del Estado para la utilización y desarrollo de instrumentos jurídico-administrativos y político-sociales para la acción participativa en el desarrollo de la salud”.

En esta línea, la consejería dio a conocer ayer el borrador del III Plan de Salud al Consejo Canario de la Salud, órgano en el que están representados la Administración de la región, cabildos insulares, ayuntamientos, centrales sindicales, organizaciones empresariales, colegios profesionales, universidades, organizaciones de consumidores y usuarios y entidades vecinales.

El CES ya cuestionó su viabilidad en 2010

Aunque fuentes consultadas por este periódico afirman que el Consejo de Salud no ha participado en la elaboración del documento, la Consejería de Sanidad insistió ayer en que su borrador está “consensuado”, lo que permitirá que en breve se inicie su tramitación administrativa y parlamentaria, incluido el preceptivo dictamen del Consejo Económico y Social (CES).

Precisamente, en un dictamen emitido en 2010, el CES puso en entredicho la idoneidad del plan, especialmente en materia de financiación y sostenibilidad financiera, donde se hallan “importantes carencias en cuanto a su concreción”. Al respecto, la consejera Brígida Mendoza precisó ayer que “ha sido necesario actualizar esta herramienta de planificación según el escenario actual de crisis”.