X
sociedad >

Una estrategia antirrumores para prevenir el racismo

   
estrategia antirrumores para prevenir el racismo

Los agentes antirrumores llevaron a cabo una campaña el pasado domingo en el mercado de La Laguna. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Puesta en marcha en 2010 en el marco de la Red Española de Ciudades Interculturales (RECI), la Estrategia Antirrumores para prevenir el racismo es una iniciativa que tiene como objetivo diseñar una serie de acciones de ciudad contra los rumores negativos e infundados que dificultan la convivencia en la diversidad, a partir del trabajo en red con diferentes actores y entidades sociales, promoviendo la figura del denominado agente antirrumores.

Junto a Barcelona, que fue la primera capital en la que empezó a desarrollarse este proyecto, participan ya otras tres localidades españoles, como Sabadell, Getxo y Fuenlabrada, a las que se unió el año pasado la isla de Tenerife, de la mano del Observatorio de la Inmigración (Obiten) del Cabildo insular.

Al igual que en el resto de ciudades, esta iniciativa se lleva a cabo en varias fases. En primer lugar, se realizó un trabajo de campo para detectar los principales rumores, estereotipos y prejuicios que circulan en la sociedad tinerfeña relacionados con la diversidad cultural que existe en la Isla, a través de más de un centenar de entrevistas y cuestionarios realizados, entre mayo y junio de 2013, a personas y colectivos de todo tipo. A continuación, se procedió a elaborar un contraargumentario con informaciones y datos que sirviesen para neutralizar y contrarrestar los falsos rumores.

Después del verano, diferentes componentes del equipo técnico de la estrategia antirrumores viajaron a Barcelona para recibir una formación de formadores con los creadores de este proyecto, que después fue replicada en Tenerife con cerca de una treintena de personas interesadas en formarse como agentes antirrumores. Varios de ellos fueron los encargados de llevar a cabo la actividad final de la campaña el pasado domingo en la plaza del Cristo de San Cristóbal de La Laguna, donde tuvo lugar una gran recogida solidaria de rumores, que contó con la colaboración del propio Ayuntamiento lagunero. El objetivo de esta actividad, según explicaron a este periódico desde Obiten, era “desarrollar, a través del humor y la cercanía, una campaña de información y sensibilización sobre los falsos rumores, estereotipos y prejuicios que circulan en nuestra sociedad y dificultan la convivencia”.

La campaña antirrumores se llevó a cabo en dos puntos situados en la entrada del Mercado Municipal de La Laguna en los que, a través de dinámicas con las personas interesadas en participar que circulaban por la zona y con el lema Que no te pongan de mal rumor, se trataba de “recoger” los principales rumores relacionados con la inmigración y la diversidad cultural que se han extendido entre la población, ayudar a “dar la vuelta” a esos falsos argumentos a través de una “ruleta de los rumores” y propiciar que las personas participantes desechasen, con información objetiva y veraz, los estereotipos y prejuicios más comunes en relación con las personas inmigrantes y gitanas que residen en el Archipiélago.

Las personas que participaron pudieron “deshacerse” de los estereotipos y prejuicios en una gran caja para la recogida de rumores, pudieron plasmar sus impresiones en un panel y realizarse una fotografía “antirrumores”, que será difundida por las redes sociales a través de la página de Facebook que posee Tenerife Antirrumores y el Observatorio de la Inmigración.

Acciones en los ‘barrios por el empleo’

estrategias antirrumores Barrios por el empleo

Participante en el proyecto. / DA

Una de las técnicas del equipo de trabajo de la Estrategia Antirrumores ofreció una charla informativa a un grupo de alrededor de quince participantes del proyecto Barrios por el Empleo, respondiendo a una demanda realizada por el propio grupo, que mostró su preocupación por los comentarios generalizados de que “las personas inmigrantes quitan el trabajo a las nativas” y solicitó a la organización recibir más información sobre esta cuestión.

De igual modo, los miembros de la red antirumores de la Isla celebró recientemente un encuentro de trabajo en el espacio de El Polvorín de Taco, al objeto de seguir avanzando en el conocimiento de las personas que conforman el proyecto y definir algunos aspectos de organización interna para abordar las próximas actuaciones de esta estrategia para prevenir el racismo. Según explicaron desde el Observatorio de la Inmigración de Tenerife (Obiten), el agente antirrumores es una “figura clave” y el “activo fundamental” para la ejecución y el refuerzo de la estrategia. Se considera que tiene cuatro dimensiones o ámbitos de acción y sensibilización diferenciados: el diálogo interpersonal, la propia entidad, los medios de comunicación y el trabajo en red. “Debe servir también como caja de resonancia y como elemento capilar en los barrios para presentar la información antirrumores de forma objetiva, pero también como persona que puede detectar la aparición de nuevos rumores o estereotipos”.