X
Puerto de la Cruz >

Marcos Brito: “El problema con Aqualia es un pliego abusivo que aprobó el PSOE”

   
operarios Aqualia agua Puerto de la Cruz

Operarios de la empresa Aqualia, durante un trabajo realizado en la ciudad turística. / MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

Los continuos problemas en el suministro de agua de abasto para la ciudadanía de Puerto de la Cruz sitúan en la diana de las críticas a la empresa Aqualia, concesionaria del servicio en el municipio.

Entre abril y mayo de 2012 más de 8.000 vecinos sufrieron restricciones como consecuencia de filtraciones de tierra y barro en depósitos, prolongándose durante un periodo de tiempo que provocó la instalación de cubas en los barrios afectados. En noviembre del año pasado, los núcleos de Las Dehesas, La Vera, Las Águilas, San Antonio-Esquilón, Las Arenas, San Fernando y Taoro-Malpaís volvieron a observar que el estado del agua presentaba un color marrón.

Solucionado este nuevo inconveniente tras los análisis realizados, un sector de la población exigió al Ayuntamiento que adoptara medidas más drásticas y de responsabilidad con la compañía, pero hasta el momento no se han materializado.

No obstante, el alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito, entiende la preocupación vecinal aunque detalla el origen del problema: “El alcalde socialista Félix Real adjudicó en el año 1991 el servicio de suministro de agua a la empresa francesa OTV (la primigenia Aqualia) con un pliego de condiciones leonino y abusivo en contra del Consistorio. Por lo tanto, hemos estado sujetos a un documento convertido en ley que no distingue lo que es mejora, conservación e inversión en este campo”.

En esta línea, asegura que la relación con la concesionaria es “buena”, y van “solucionando los problemas que aparecen en el camino”. “No entiendo por qué las restricciones como consecuencia del exceso de flúor afectan a otros municipios, pero la ciudad siempre sale en primera plana”, subraya Brito.

Filtros en los depósitos

En cuanto a las acciones para garantizar el correcto funcionamiento del servicio, el regidor local se muestra optimista: “Dentro de poco instalaremos unos filtros especiales en el depósito de La Vera, todo ello, junto con el plan de cooperación con la Administración insular para mejorar la red de agua potable”.

Como efectos colaterales de un pliego que encorseta al Consistorio, el mandatario nacionalista recuerda que el anterior gobierno socialista de Lola Padrón “se marcó frente a la empresa y fue a los tribunales, obligando a este Ayuntamiento a ejecutar una sentencia de miles de euros; la Administración estuvo entre la espada y la pared, pero negociamos y se resolvió con el pago a proveedores”.