X
SOCIEDAD >

Los comedores escolares volverán a abrirse al menos un verano más

   
Cerca de 6.000 menores de las Islas han hecho uso de los comedores escolares este verano. / DA

Cerca de 6.000 menores de las Islas han hecho uso de los comedores escolares este verano. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Consenso político y disponibilidad presupuestaria. La Consejería de Economía y Hacienda confirmó el pasado viernes que los Presupuestos de 2015 incluirán una partida de 1,5 millones de euros para la tercera edición del Plan de Inmersión Lingüística, que volverá a incluir la apertura de los comedores escolares en verano. Así lo aseguró al DIARIO la directora general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa del Gobierno de Canarias, Georgina Molina, quien aseguró que hay “unanimidad” en que se mantenga un año más esta iniciativa pionera, sobre la que había algunas dudas sobre su continuidad por las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán en mayo del año que viene.

En este sentido, Georgina Molina dejó claro que “se trata de un proyecto sobre el que no puede haber dudas”. Aun así, la directora general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa expresó su temor sobre el futuro del mismo si llega al gobierno el PP, porque según ella “en muchas comunidades autónomas se han eliminado ayudas básicas alegando motivos económicos”. En cualquier caso, y a la espera de lo que resuma la auditoría externa encargada para analizar el plan llevado a cabo este verano, Molina aseguró que “no ha habido incidencias”. “El alumnado ha asistido con regularidad, y poco a poco vamos mejorando. Para el futuro habrá que ver qué aspectos se pueden cambiar”, señaló la directora general, quien dejó claro que “se tendrán en cuenta las sugerencias que realicen los auditores y lo que proponga el Consejo Escolar de Canarias, y en función del presupuesto podremos incluir más actividades”. “El objetivo será ofrecer un mejor servicio, en mejores condiciones y para más niños”, recalcó Georgina Molina.

Respaldo ‘popular’
Pese a las dudas expresas por la responsable de Promoción Educativa del Gobierno canario, la portavoz de Políticas Sociales del Grupo Parlamentario Popular, Maribel Oñate, señaló que su partido “apoyará la continuidad de la apertura de los comedores escolares en verano”, aunque consideró que se trata de una iniciativa “mal llevada a la práctica”. “No puede ser que de los 11.000 inscritos solo hayan asistido unos 6.000. Algo está pasando”, subrayó Oñate, quien insistió en que hay que “corregir los fallos que se han ido produciendo”. En su opinión, el Plan de Inmersión Lingüística debería incluir más actividades lúdicas y formativas, además del inglés. “Se debería ampliar el horario de estas clases, para que los padres puedan conciliar la vida laboral y familiar también durante el verano”, denotó la dirigente popular, quien reiteró en que “se debe empezar a preparar desde ahora, con más información para las familias”.

“Mientras la situación social sea la que tenemos actualmente en Canarias, es una medida que hay que mantener, máxime cuando las Islas tienen cifras muy altas de pobreza, absentismo y fracaso escolar”, sugirió Maribel Oñate, quien incidió en que “no se deben hacer distinciones a priori, para que al comedor no solo acudan los menores con cuota cero”. “Hay que implicar a los municipios y trabajar con un equipo concreto en un proyecto sólido. La medida es buena y necesaria, pero se debe ejecutar mejor”, aseveró.

En la misma línea se manifestó la nacionalista Flora Marrero, quien confesó que “el proyecto debe continuar esté quien esté gobernando”. “No sólo se trata de abrir solo los comedores, también es un plan de inmersión lingüística, para que aprendan un segundo idioma los menores canarios. Hemos sido felicitados y tomados como ejemplo por el Defensor del Pueblo”, recordó Marrero. “Siendo la estrategia contra la pobreza un documento global, creo que debe continuar”, espetó la portavoz parlamentaria de Políticas Sociales de CC, quien confió en que esta iniciativa “se pueda convertir en una actividad más del verano, como los campamentos escolares. “Mi grupo apoyará esta y otras medidas destinadas a paliar y erradicar la pobreza en el Archipiélago”, reiteró.

Respaldo de la Defensora del Pueblo

La pionera y controvertida medida puesta en marcha por el Gobierno de Canarias en 2013 ha tenido este año un importante respaldo en la persona de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, quien aseguró que “garantizar una adecuada alimentación infantil debe ser una prioridad para todos los poderes públicos”.

La institución llegó incluso a pedir a todas las comunidades autónomas que sigan el ejemplo del Archipiélago, al objeto de “asegurar que los menores en situación de riesgo de exclusión, que durante el curso escolar asisten a esos comedores, no se vean privados de una alimentación adecuada cuando termine el curso”. Soledad Becerril insistió en que garantizar una adecuada alimentación infantil debe ser “prioridad” para todos los poderes públicos y “en ese esfuerzo deben comprometerse el conjunto de las administraciones”.

La Defensora del Pueblo ya preguntó el pasado año a las administraciones implicadas por el impacto de la pobreza en la nutrición de los menores y por las intervenciones previstas al efecto. “Me preocupa que durante el periodo de vacaciones escolares, el cierre de los comedores pueda agravar las situaciones de precariedad”, denotó Soledad Becerril. “Lo que no creo es que sea algo discriminatorio; al contrario, lo que creo que es una discriminación es no tener comida”, enfatizó la titular de la oficina del Defensor del Pueblo, antes de recordar que en esos comedores los menores están en un entorno “que les resulta familiar”. Junto a Canarias, solo Andalucía, Aragón y la Comunidad Valenciana abrieron los comedores este verano.