X
tribuna >

Liderar el futuro – Por Fernando Clavijo

   

Ayer nos reuníamos en Gran Canaria los miembros de Coalición Canaria de todas las islas, en el marco de una conferencia política que, con el manifiesto #Canarias20 como documento base -que resulta de un procedimiento abierto de aportación de ideas- trazará nuestras líneas de actuación para liderar el futuro.

Sobre los ocho ejes que contienen nuevos compromisos sociales, políticos y económicos, que los nacionalistas debemos asumir y enriquecer, trabajaremos, desde este momento, para satisfacer las necesidades de la ciudadanía y suscribir, entre todos, un contrato para 2015 que dé respuesta a esas demandas. Y en la construcción de ese programa, el propio proceso será tanto o más importante, incluso, que el resultado.

El mundo, tal y como lo conocíamos, ya no existe. Y si no hemos comprendido la fuerza, la naturaleza y la potencia de ese cambio social y de modelo que estamos atravesando, entonces no hemos comprendido nada.

Por ello, hemos hecho una llamada a la reflexión conjunta sobre la necesidad urgente de asumir lo que está pasando y entenderlo, para ser parte de la solución, en lugar de seguir siendo parte del problema.

En el contexto en el que estamos viviendo, en el que nuestra gente demanda más participación, más capacidad de escuchar y sobre todo, más respuestas, tenemos muchas oportunidades, si hacemos las cosas bien, de que los ciudadanos y ciudadanas de Canarias vuelvan a ilusionarse con nuestro proyecto.

Y lo que suceda será el resultado directo del trabajo que, de manera constante, realicemos todos y cada uno de los miembros de Coalición Canaria en todas las islas, en todos los pueblos y barrios.

Hay que ser muy conscientes de la inutilidad de los viejos esquemas. La gente ya no quiere, únicamente, ideología: quiere soluciones a sus muchos problemas. Quiere nuevas formas de hacer política y de gestionar. Quiere transparencia, lealtad, participación. Y nosotros, más que ningún otro partido, estamos obligados a dárselas.

En ese sentido, en la Conferencia Política hemos aprobado unas directrices, unas líneas generales de lo que consideramos que es estratégico para el futuro de esta tierra.

Y lo hemos hecho, además, de manera conjunta, con la aportación de todos, de todas.

Ese es el trabajo interno, que ha sido ilusionante y enriquecedor.

Vamos a trabajar para defender el estado del bienestar y las políticas sociales que de él se derivan. El sistema educativo, el sanitario y el social son la base de la igualdad, de la cohesión social que no podemos permitir que se fracture en una tierra como ésta.

Creemos que hay que diversificar nuestra economía y tener menor dependencia del exterior, aumentar la competitividad para crear empleo.

Coincidimos en la importancia de mejorar nuestras infraestructuras en puertos y aeropuertos y de tener mejor conectividad.

Y estamos comprometidos con la sostenibilidad y con las energías renovables. Con el rechazo firme, rotundo, al petróleo y la defensa de un medio ambiente entendido como elemento constitutivo de nuestro acervo cultural, de nuestra identidad, de nuestro desarrollo y fundamental en el camino que estamos transitando como pueblo.

Defendemos, además -y esto es irrenunciable- un conjunto de buenas prácticas que aleje de nuestra formación política la sospecha del mal uso de los recursos públicos, a través de un compromiso firme por la transparencia, los comportamientos moralmente ejemplares y el ejercicio de la función pública orientado al beneficio del interés general.

Y estos ejes, como digo, tienen el valor único de haber sido trabajados junto a la militancia, que guarda la esencia más genuina de nuestro partido.

Porque esta Conferencia Política no es un acto aislado, sino que es un proyecto que se ha articulado desde la base, con un debate que comenzó en julio y que se ha trasladado durante todos estos meses a nuestros militantes y simpatizantes en cada una de la islas, a través de nuestras organizaciones territoriales, a los jóvenes de CC y a la sociedad civil en general, organizada o no.

Pero, además, nos queda la parte más importante. Porque de este marco general en el que hemos trabajado unidos va salir nuestro contrato con los ciudadanos. Y los compromisos que en él se contengan los tenemos que pactar y construir con cada uno de los hombres y mujeres a los que van destinados. No se van a decidir en los despachos, ni siquiera en los comités locales, sino en la calle: de abajo a arriba.

Todos los comités locales deben tener como tarea necesaria la de reunirse de manera periódica con cada uno de los sectores de sus municipios para construir, desde la base, lo que va a contener el programa electoral de Coalición Canaria.

Y eso hay que hacerlo con decisión y transmitiendo a la sociedad de la que somos parte ese ánimo, ese mensaje, esa ilusión que nos mueve.

Trabajando para merecer la confianza de la ciudadanía. Una confianza que hemos tenido, no hace tanto tiempo, de forma mayoritaria y que debemos recuperar, predicando con el ejemplo, precisamente ahora, cuando Canarias se enfrenta a tantos retos que necesitan de una formación nacionalista para ser resueltos con valentía y con éxito.

A partir de este momento, lo que nos queda por acometer lo haremos desde la coherencia y la responsabilidad de saber que estamos liderando el futuro, escribiendo una nueva página, más brillante, en el libro de Coalición Canaria y de este Archipiélago.

*Candidato de Coalición Canaria a la Presidencia del Gobierno de Canarias