POLÍTICA

11.000 peticiones de ayuda al alquiler y 2.000 ‘sin techo’

El problema de la vivienda llegó ayer al Parlamento de Canarias por partida doble. De un lado, unos 200 manifestantes, convocados por Cáritas, protestaron contra las dificultades que afrontan más de 2.000 personas sin techo en Canarias; y, de otro, en el pleno de la Cámara, el Gobierno regional, a raíz de una pregunta del PP, reconocía que no ha podido dar aún las ayudas al alquiler al tener que tramitar 11.000 solicitudes, cuando el presupuesto, 850.000 euros de fondos estatales, solo da para 760.

En el exterior de la Cámara, alejados de la entrada por la Policía Nacional, los manifestantes enarbolaban pancartas y carteles con lemas como “porque es posible: nadie sin hogar” o “son derechos, no regalos”, y ataviados con ropa negra y caretas blancas para simbolizar la “invisibilidad” que, a su juicio, sufren para la sociedad las personas sin techo. Ayer era su día mundial.

“Las Administraciones públicas van por detrás del problema, pues el número de ciudadanos sin hogar ha subido el 15% este año en relación a 2014”, lamentó el presidente de Cáritas, Leonardo Ruiz del Castillo, quien, en declaraciones a este diario, advirtió de que solo en el caso de Santa Cruz de Tenerife más de 50 personas duermen en la calle.

Unas 200 personas protestaron ayer ante el Parlamento en favor de los ciudadanos sin hogar. / FRAN PALLERO
Unas 200 personas protestaron ayer ante el Parlamento en favor de los ciudadanos sin hogar. / FRAN PALLERO

Desde su punto de vista, para dar respuesta a este “sufrimiento” no hace falta cambiar leyes, pues es la propia Constitución, que consagra el derecho a una vivienda digna, la que “se está incumpliendo”, máxime cuando en España hay 1,4 millones de viviendas vacías. Como colofón a la protesta, Ruiz del Castillo informó a los manifestantes de que se había reunido con la Mesa del Parlamento y que “los grupos políticos están dispuestos a trabajar para que esta situación desaparezca de Canarias”.

En la concentración se leyó un manifiesto de los sin techo usuarios de Cáritas, quienes expusieron que “la salud no es un negocio, sino un derecho”, vulnerado cuando se les deniega asistencia médica o se les da “con prejuicios” en la calle. Reivindicaron más casas sociales, pues “más viviendas es más salud” y criticaron que muchos ayuntamientos no les permitan empadronarse, lo que les dificulta el acceso a servicios públicos esenciales. Y no entienden “por qué tanta traba para percibir una renta básica si se está acogido en un centro”.

La presidencia de la Cámara regional, Carolina Darias, afirmó que «viene muy bien que este Parlamento tenga un baño de realidad”», tras escuchar el manifiesto en la voz de dos personas sin hogar. Encomió el trabajo del tercer sector y expresó su “reconocimiento público” a las personas “que hacen posible que quienes están en situación de exclusión social tengan dignidad en sus vidas”. “»Esta es su casa»”, les manifestó la diputada, que confió en «poder seguir avanzando en este sentido con el compromiso de todas las fuerzas políticas».