POR QUÉ NO ME CALLO

La placentera cama de plumas de Sardanápalo

Tenemos el día y la hora. Martes, 4 de la tarde. Una hora menos en Canarias (la hora de España, si triunfa el pacto de los relojes parados). La investidura promete ser una danza y contradanza de la vida holgazana políticamente correcta de sus señorías

POR QUÉ NO ME CALLO

No es cuento de ciencia ficción

No es cuento de ciencia ficción. Pero hurgar en la realidad, antes de fin de año, acaso se le parezca. Si dividimos el tiempo en lustros, estamos a punto de entrar en un nuevo ciclo, una vez despidamos 2015 dentro de apenas unos día

por qué no me callo

El factor humano de los Premios de Gastronomía

Treinta ediciones después, los premios de Gastronomía de DIARIO DE AVISOS, que se entregan hoy en el Teatro Leal, han sido testigos y actores de la transformación de la cocina no solo en Canarias, sino en la marca España

POR QUÉ NO ME CALLO

Elegías de agosto

¿Es agosto un mes afable, asertivo, fanfarrón o un mes malencarado? Pues se ha ido, se va hoy. Creo que puede decirse que como mes ha supuesto un descalabro de tiempo, una calamidad de mes

POR QUÉ NO ME CALLO

La farándula

José H. Chela era poeta y periodista y dramaturgo. Todo lo que yo quería ser. Murió bajando una calle, de paro cardíaco, y su muerte debió de quedar grabada en las cámaras de seguridad de unos grandes almacenes de Santa Cruz

POR QUÉ NO ME CALLO

El voto calla, más no otorga

Al año en curso que acaba de cruzar el ecuador lo dieron por amortizado desde el primer momento, se dijo: un año perdido, bah. Un año en vano de promesas electorales

por qué no me callo >

La caída... del voto - Por Carmelo Rivero

Las dos semanas que nos esperan camino del 24M se parecen al vacío. La caída del avión militar el primer weekend de la campaña fue un accidente, pero hace tiempo que una parte de la política española y europea se estrelló también

por qué no me callo >

Draghi, en Jackson Hole - Por Carmelo Rivero

Que septiembre, noveno mes, piensa que empieza la historia con él es un adanismo político muy recurrente ahora. En este mes de parto cumplió cien años Nicanor Parra, tras el siglo de Cortázar. Dos universos reversos

por qué no me callo > Carmelo Rivero

Arde Europa - Por Carmelo Rivero

Europa va camino de ser Europa pero no termina de llegar. ¿Y esto qué es? Esto es África queriendo ser Europa, la venganza de la geografía, según diría Robert D. Kaplan, como ha vuelto a recordarnos José Luis Rivero

Por qué no me callo > Carmelo Rivero

Liga de estrellas - Por Carmelo Rivero

Traigo una doble ración de fútbol y ciencia. El fútbol siempre viene mientras pasa la vida, y le hemos dado, sin querer, una dimensión científica, cuando hablamos de las estrellas. Ahora se menosprecia a Guardiola, pese al éxito de sus leyes, por tener conciencia futbolística (como Ferran Adriá, futbolista frustrado, con la cocina)

POR QUÉ NO ME CALLO >

País de locos - Por Carmelo Rivero

El último Panero enterró el ‘Panerismo’ en Las Palmas y ahora el fantasma loco del poeta se ríe de España, que perdió el ‘juicio’ el 11-M, hace 10 años, y gasta aviones averiados para el Príncipe y Rajoy

POR QUÉ NO ME CALLO >

Santo y seña - Por Carmelo Rivero

De Brasil nos vinieron las comparsas barriales al estilo de las escolas do samba, como un día me explicó Manuel Monzón, padre de Los Rumberos, que quedó hipnotizado al verlas por televisión cuando emigró a Venezuela

por qué no me callo >

Sin ‘cuenta’ de Grey - Por Carmelo Rivero

El fenómeno de ‘Cincuenta sombras de Grey’, que hoy, burda añagaza, no traslada su rodaje a Tenerife (era una impagable promoción en una sociedad cinematográfica, como dicen Lipovetsky y Serroy en ‘La pantalla global’), refuta el ‘boom’ de otros títulos más lúcidos, aunque a toda obra superventas le acabe cegando el negocio

por qué no me callo > Carmelo Rivero

La noche de ‘La noche’ - Por Carmelo Rivero

Hace cincuenta años éramos niños, los de mi quinta, y escuchábamos una radio oferente, que hacía regalos y daba caramelos en las emisiones del Tío Pepote gracias a unos padres cómplices. Entonces, la televisión aterrizó en Canarias con armas y bagajes