SANIDAD

“Si tuviéramos las herramientas para detectar precozmente los tumores, los podríamos curar todos”


Norberto Batista es fundador y jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Canarias (HUC). Su pasión por descubrir lo que esconde esta enfermedad, que afecta a miles de personas en las islas, le llevó hasta Estados Unidos en la década de los 80 del siglo pasado. En su retorno, y con la maleta llena de conocimientos, el catedrático palmero dio forma al servicio oncológico del HUC que hoy cuenta con nueve médicos y ocho residentes. “Hemos caminado mucho, pasamos de contar solo con media docena de medicamentos a más de 80 tratamientos diferentes para el cáncer, mejoramos la tasa de supervivencia del cáncer de mama del 45% al 82%, y sobre todo, logramos mejorar el cuidado de los pacientes en todas las fases de su tratamiento”, comenta en una entrevista para DIARIO DE AVISOS.

-Con cierta frecuencia aparecen noticias de personas que han descubierto la cura contra el cáncer. Muchos lectores lo ven como una esperanza pero ¿podría existir realmente una cura?
“Eso lo estoy oyendo siempre, aunque lo cierto es que esas noticias no son verdad. En este caso, los milagros no existen. El cáncer es una enfermedad muy complicada, o mejor dicho, no es una enfermedad, son cientos o miles. Resulta que las células normales tienen un patrón de crecimiento grabado en su ADN que les permite saber cuándo deben crecer y cuándo tienen que pararse. Cuando una persona tiene cáncer, sus células no atienden a normas, van de forma anárquica. Por lo tanto, todos los tumores son distintos, pueden tener entre cinco a una veintena de mutaciones. Así es casi imposible conseguir una cura. Ni la aleta de tiburón ni el pico de gallo, la ciencia es ciencia y se basa en hipótesis demostrables aquí, en Cuba y en República Dominicana. Lo demás es brujería”.

-¿Es cierto que existen algunos alimentos que previenen o, incluso, ayudan a combatir el cáncer?
“Combatir no, pero sí se ha comprobado que hay una serie de alimentos que hacen que el riesgo de padecer cáncer en tu vida se reduzca. Hay civilizaciones, como las orientales, que tienen una menor incidencia de cáncer de colon o de mama que en la civilización occidental. Ahí tenemos una razón dietética clara. La alarma que ha aparecido hace unos meses desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el consumo de carnes rojas está ahí, y está claro que si una persona decide consumir una gran cantidad de carne y grasas tendrá más probabilidades de padecer cáncer. Por tanto, si asumes ese tipo de riesgos, deberás tener otro tipo de precauciones. En general, los alimentos que previenen algunos tipos de cáncer son los ricos en fibra, el aceite de oliva o grasas monoinsaturadas, los alimentos con un alto contenido en retinoides (tomates, pimientos rojos,…) o los que tienen mucha vitamina C y E, el selenio (granos y semillas, huevo, frutas…), las coles, las judías… Estos son componentes esenciales de la dieta mediterránea”.


“Si nadie fumara, evitaríamos casi el 95% de los casos de cáncer de pulmón”

-¿Cuáles son los casos más comunes en Tenerife y cómo se pueden prevenir?
“Los casos de cáncer más comunes en Tenerife, y en el resto del mundo, son el cáncer de pulmón (en los hombres) y el de mama (en la mujer). Si sumamos los dos sexos juntos, el cáncer más común es el de colon. Mamas, pulmón, colon y próstata son los que se llevan la palma en cuanto a tumores de gran incidencia en la población en general. En muchos casos se conoce muy bien cuáles son los factores de riesgo. Evitar dichos factores es lo que llamamos prevención primaria. En este paradigma contamos, por ejemplo, con el cáncer de pulmón, si nadie fumara, evitaríamos el 95% de los casos. En otros tumores, que no tiene un factor de riesgo claro y único, pasamos a la prevención secundaria: intentar detectarlo en su fase más precoz”.

-¿Hoy se podría afirmar que algunos tipos de cáncer tienen cura?
“Todos los cáncer se pueden curar, todo depende del estadio en el que los encuentres. Nosotros en estos momentos, en este hospital y en este país, el 85% de mujeres diagnosticadas de cáncer de mama están bien cinco años después. Eso ocurre con el 56, 57% de enfermos de cáncer de colon, pero solamente con el 10% de los pacientes con cáncer de pulmón. Y es que esos casos que se curan son los que se diagnostican en estadios muy precoces. Si nosotros tuviésemos herramientas para detectar precozmente todos los tumores, los podríamos curar todos practicamente. El cáncer no es más que un grupo de células que tienen un crecimiento anómalo en un sitio. Si tú puedes, en su fase inicial, sacar esas células anárquicas en su totalidad puedes curar el cáncer. Si cuando lo descubres, esas células están dispersas o en fase metastásica, ya las cosa se pone más complicada”.

-Seguro que serán muchas las historias de lucha que habrá podido conocer a lo largo de su carrera. ¿Cree que el optimismo y las ganas de salir adelante son clave para combatir el cáncer?
“Yo tengo mi propia teoría, la gente optimista es capaz de aguantar todos los inconvenientes del tratamiento y no se arruga ante una intolerancia a los medicamentos. La gente que tiene una visión más pesimista del tema tarda más en cumplimentar dicho tratamiento. No sé si existe alguna sustancia cerebral que participa en el ánimo y actúa sobre el tumor, eso no está demostrado. Lo que sí está demostrado es que el grado de cumplimento de la gente animosa es muy superior”.

-¿En qué punto se encuentra ahora mismo la oncología en Canarias? ¿Contamos con los mejores recursos para luchar contra el cáncer?
“Todo es manifiestamente mejorable. Cuando hablamos de oncología, hablamos en general. No es solo lo que hacemos nosotros, los médicos. El buen resultado de un paciente con cáncer depende fundamentalmente de la participación colectiva y multidisciplinar de un conjunto de especialistas. Para que a un paciente le vaya bien tiene que haber buenos cirujanos, buenos patólogos, tiene que haber un equipo de radioterapia adecuado, y por supuesto, un buen equipo de oncólogos médicos. No obstante, aquí tenemos resultados equiparables al del resto de España”.

“En el HUC hacemos el 49,5% de los ensayos clínicos de toda Canarias”

-¿En Canarias se investigan nuevos tratamientos para luchar contra el cáncer?
“La investigación de nuevos tratamientos depende de la industria farmacéutica. En general, es un proceso largo que puede durar más de una década y que empieza con la ‘adivinanza’ de las propiedades de una sustancia para prevenir el cáncer y culmina con la puesta del productor en el mercado. En los últimos 15 años, en el Hospital Universitario de Canarias, hemos tratado a unos 1.500 pacientes, dentro de esos ensayos clínicos, que han permitido la aprobación de nuevos tratamientos. Aquí hacemos el 49,5% de los ensayos clínicos de toda Canarias”.

-¿Recomendaría a algún paciente el uso de la marihuana medicinal para sobrellevar los tratamientos o dolores propios del cáncer?
“En estos momentos el uso médico de la marihuana forma parte de la investigación de la medicina científica; en Estados Unidos, por ejemplo, ya venden un medicamento en comprimidos, el marinol, que contiene el extracto de esta planta. Se sabe que ayuda a las personas a controlar nauseas, vómitos, malestares… En este país no tenemos un producto farmacéutico y no está controlado, por lo tanto, yo no prohíbo nada a nadie, pero lo que no puedo hacer es mandar una cosa que no viene con un aval científico”.