fallecimiento de hugo chávez > la visita del comandante a tenerife en febrero del año 2000

“Chávez me dijo que había tenido una novia de origen chicharrero”

<
>

Varios momentos de la visita de Chávez en febrero de 2000 a la Casa de Venezuela; el presidente realizó también una ofrenda floral al busto de Simón Bolívar. / FRAN PALLERO

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

Hugo Chávez visitó Tenerife el 22 de febrero de 2000, y, al día siguiente, Gran Canaria. Le acompañó en ese breve periplo canario Román Rodríguez, entonces presidente del Gobierno regional. “Esa visita”, evoca el hoy diputado regional, “era devolución de una que le hice al estado de Vargas para conocer los daños de las brutales inundaciones; llegó por el aeropuerto Reina Sofía, lo fui a recoger, y comimos juntos en un hotel del Sur; luego vinimos a Santa Cruz en coche para un acto institucional en el Parlamento”.

“Durante esa comida”, prosigue Rodríguez, “tuvimos la mala suerte de que nos llegara la noticia del asesinado de Fernando Buesa [diputado socialista vasco] a manos de ETA, por lo que pacté con él cancelar la cena que le íbamos a ofrecer en el Hotel Mencey; lo entendió”. En ese almuerzo y en otras conversaciones que mantuvo con él, al político grancanario Chávez le pareció “un tipo muy afable, cercano y pasional” y que “conocía el papel de los canarios en Venezuela desde la propia época de la independencia”. “Me dijo, además, que tenía especial cariño por Canarias porque había tenido una novia de origen chicharrero”, refiere el diputado.

Al día siguiente, Rodríguez acompañó al gobernante sudamericano hasta Gran Canaria, una isla que quería conocer, pues ya había estado en Tenerife antes, durante un viaje que hizo tras ser amnistiado por el entonces presidente venezolano Carlos Andrés Pérez de su condena por el golpe de Estado que lideró.

“Recuerdo que fue un vuelo terrorífico, por mal tiempo; yo iba aferrado al asiento, el avión hizo dos intentos hasta poder aterrizar en Gran Canaria, pero él iba totalmente tranquilo, hasta disfrutando, en su asiento”, detalla el parlamentario, quien recuerda que allí ofreció una rueda de prensa en la que le hicieron “preguntas muy duras”. A la hora de enjuiciar la gestión de Chávez, Rodríguez afirma que no puede hacer un juicio “categórico” pues tuvo “luces y sombras”. “Yo no soy nadie para juzgar su comportamiento, le corresponde hacerlo al pueblo venezolano, que en todo caso, le dio apoyo mayoritario en 13 procesos electorales”. Con todo, el exjefe del Ejecutivo canario considera que, en el lado positivo de su gestión, mejoró la sanidad y la educación “de la que estaban excluidos dos tercios de la población venezolana, y dio muchas ayudas a los pobres”. Confiesa que no le gustaba el estilo “populista” de Chávez en su programa televisivo Aló, presidente, pero lo conceptúa como“un líder político de gran relevancia en Venezuela y con proyección en todo el continente, con una gran visión panamericana, hasta el punto de que él decía que sólo creía en Dios y en Bolívar”.

En aquella visita a Tenerife, Rodríguez acompañó a Chávez a la Casa de Venezuela en Tenerife, que le ofreció un agasajo, entidad que ayer, sin embargo, declinó opinar sobre su muerte, alegando que se trata de una institución meramente recreativa y cultural, alejada de cuestiones políticas.