TENERIFE

El Cabildo certifica la buena reacción de la Isla ante catástrofes

José Antonio Valbuena y Florentino Guzmán Plasencia, ayer en la rueda de prensa. / DA
José Antonio Valbuena y Florentino Guzmán Plasencia, ayer en la rueda de prensa. / DA

Las administraciones públicas de la Isla están capacitadas para afrontar con éxito una situación de catástrofe natural. Esto se deduce después de que el Cabildo tinerfeño haya superado un ejercicio de autoevaluación diseñado por la Oficina de Reducción de Desastres de las Naciones Unidas para evaluar el proceso y la capacidad en la gestión de desastres. Así lo anunciaron ayer en rueda de prensa el consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente, Aguas y Seguridad, José Antonio Valbuena, y el director insular de Seguridad, Florentino Guzmán Plasencia, quienes destacaron que, al igual que la Institución insular, todos los ayuntamientos de la Isla han pasado este examen.

El ejercicio de autoevaluación, diseñado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), consta de 41 preguntas. El Gobierno insular obtuvo una nota de cuatro puntos sobre cinco. Destaca por su puntuación aspectos como la implantación de una regulación en materia territorial y urbanística y de los códigos de construcción de la edificación que respaldan la reducción del riesgo de desastre. También se valoró en el ejercicio los servicios que el Cabildo puede prestar a las víctimas de un desastre para superar el daño psicológico y emocional a través del personal especializado del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS).

Valbuena indicó que uno de los aspectos en los que se debe mejorar es la comunicación entre los departamentos que trabajan en la actuación ante una catástrofe. “Esto se solucionará una vez empiece a operar el centro de emergencias insular, en la Torre Azul”, aclaró.

El director insular de Seguridad explicó que este cuestionario, incluido en la Campaña de Ciudades Resilientes, es voluntario para las administraciones y, además, no supone ningún tipo de coste económico.

Tras la autoevaluación se aprecia un margen de mejora para el Cabildo en determinadas cuestiones como la realización de simulacros de preparación en caso de desastre en equipamientos críticos como escuelas u hospitales, el impulso y ejecución de programas de sensibilización pública o de carácter educativo sobre la reducción del riesgo de desastres y la disponibilidad de recursos adecuados para la gestión de las emergencias.

El nuevo centro insular de emergencias, en 2016

El futuro Centro Insular de Emergencia, que englobará todo los departamentos insulares y regionales dedicados a la gestión de situaciones de alerta, estará operativo en la primera mitad del próximo año, adelantó ayer el consejero insular de Sostenibilidad, Medio Ambiente, Aguas y Seguridad, José Antonio Valbuena. Este espacio estará ubicado en la denominada Torre Azul, junto al pabellón Santiago Martín (La Laguna).

El Consejo de Gobierno insular tiene previsto la aprobación del convenio entre el Cabildo y el Ejecutivo regional el próximo mes de septiembre, con el fin de poder dar luz verde a las obras de adecuación e instalación del material. No obstante, se prevé que los trabajos de acondicionamiento se adelanten. El coste de la puesta en marcha de esta infraestructura asciende a alrededor de 3,5 millones de euros.