LA LAGUNA

Corazones al aire

Los tres corazones permanecen erguidos en medio de la plaza. Un año más y como marca la tradición, entraron a la plaza de Tejina a hombros de sus respectivas asociaciones para honrar a San Bartolomé antes de que los más de 25 hombres que los cargaban iniciaran su izado, uno en cada punta de la plaza.

Un año más, miles de personas se acercaron a Tejina para disfrutar de la fiesta de los Corazones, una tradición que se remonta al siglo XIX y que está más viva que nunca, siendo Bien de Interés Cultural. Los corazones de la calle de Abajo, de la calle de Arriba y la de El Pico se alzaron a las 12.00 en punto y lo hicieron acompañados por los cánticos y los piques entre asociaciones alabando cada una de ellas al suyo como el mejor de todos. Un día espléndido acompañó para hacer más llevadera la fiesta.

La jornada de ayer fue la culminación de largas semanas de trabajo, de la preparación de las tortas hechas a base de harina, de la recolección de las frutas que decoran las estructuras y los ramos que coronan todo el conjunto. Un arte efímero que cada año es compartido por los tejineros con las miles de personas que se acercan al pueblo para disfrutar de tan singular tradición, y que este año no ha sido menos ya que se ha vuelto a notar un incremento en la afluencia de personas hasta la fiesta. Tampoco faltaron las autoridades, entre las que estuvieron el presidente del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso; el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz y el primer teniente de alcalde del municipio, Javier Abreu.

La entrada de los corazones a la plaza se convierte en el momento de mayor fervor y exaltación en el que cada asociación vitorea a los suyos mientra izan las estructuras. / FRAN PALLERO La entrada de los corazones a la plaza se convierte en el momento de mayor fervor y exaltación en el que cada asociación vitorea a los suyos mientra izan las estructuras. / FRAN PALLERO La entrada de los corazones a la plaza se convierte en el momento de mayor fervor y exaltación en el que cada asociación vitorea a los suyos mientra izan las estructuras. / FRAN PALLERO La entrada de los corazones a la plaza se convierte en el momento de mayor fervor y exaltación en el que cada asociación vitorea a los suyos mientra izan las estructuras. / FRAN PALLERO La entrada de los corazones a la plaza se convierte en el momento de mayor fervor y exaltación en el que cada asociación vitorea a los suyos mientra izan las estructuras. / FRAN PALLERO
<
>
La entrada de los corazones a la plaza se convierte en el momento de mayor fervor y exaltación en el que cada asociación vitorea a los suyos mientra izan las estructuras. / FRAN PALLERO

Ya durante la tarde, el pueblo volvió a rebosar pasión, esta vez con la batalla de las flores. Una especial contienda que dio paso al Festival de Exaltación de los Corazones en la plaza de la iglesia a partir de las nueve y media de la noche.

Los Corazones, Bien de Interés Cultural y premiados por el Centro Internacional de Conservación del Patrimonio (CICOP), son una muestra de cultura popular, que mezcla la fiesta con el fervor religioso y que tiene importantes elementos de elevado valor etnográfico y antropológico.

Hoy los Corazones descenderán para proceder al reparto de las frutas entre los vecinos y el sorteo de las tortas de harina. Eso será sobre las 19.00 horas, pero antes, a las 14.00 horas, tendrá lugar la popular verbena de la Pamela en la que los tejineros demostrarán su inventiva con originales tocados.