SUR

Güímar y Arafo se enfrentan por los lindes del polígono industrial

La línea azul de la discordia y las señalizaciones en el asfalto. / DA
La línea azul de la discordia y las señalizaciones en el asfalto. / DA

El alcalde de Arafo, José Juan Lemes, calificó ayer de “inadmisible” la decisión del Ayuntamiento de Güímar de pintar una parte del pavimento del Polígono Industrial que pertenece al municipio arafero y acusó a la alcaldesa de esta localidad de propiciar “de forma unilateral” esta iniciativa. Según la versión de Lemes aportada a este periódico, “el pasado sábado aparecieron varias pintadas en las vías de acceso a las naves con los indicativos Ayuntamiento de Güímar y Ayuntamiento de Arafo, además de una línea azul que genera confusión entre los vehículos y que puede causar un accidente de tráfico. Nos parece pueril e irresponsable”, dijo. El alcalde se mostró contundente al señalar que “no vamos a permitir la intromisión efectuada por la mandataria güimarera y le exigimos que quite las pintadas hechas en nuestro territorio con carácter urgente. Es la gota que colma el vaso”.

El regidor arafero señaló que la medida es aún más incomprensible después de que el pasado viernes los tres concejales del Valle responsables del Polígono avanzaron en una “hoja de ruta” para crear la llamada Entidad de Conservación, que se encargaría del mantenimiento del espacio público del Polígono Industrial y que debería estar formada por los tres ayuntamientos que tienen competencia territorial sobre el mismo: Arafo, Güímar y Candelaria. Para Lemes ese organismo debería integrar a los tres consistorios y a las empresas instaladas en este recinto. “Que quede claro que pedimos que el mantenimiento se haga compartido y que no solo recaiga en los empresarios”, remarcó. Achacó el retraso en la aprobación de este nuevo organismo a la espera por la aprobación de los estatutos por parte del ayuntamiento güimarero.

El alcalde de Arafo cree que las señales confunden a los vehículos. / DA
El alcalde de Arafo cree que las señales confunden a los vehículos. / DA

Por su parte, la alcaldesa de Güímar, en declaraciones a este periódico, señaló que el fin que se persigue con el pintado del asfalto responde a la necesidad de clarificar los límites sobre dónde acaba un municipio y empieza el otro. “De esa manera será más fácil delimitar los servicios de limpieza, por ejemplo”, apuntó, para añadir acto seguido: “¿No será que les da rabia que todo el mundo vea que nuestro municipio está más limpio?”.

El recinto ocupa suelo de ambos municipios y también de Candelaria

La regidora güimarera recordó que el año pasado la zona se pintó con rayas blancas. “A lo mejor lo que le molesta ahora al alcalde es que el color sea azul, porque igual le produce sarampión”, ironizó.

Respecto a la creación de la entidad encargada del mantenimiento del Polígono, Castro reconoció algunas diferencias, de carácter económico, como la responsabilidad de atender la jardinería, “en la que tanto Arafo como Candelaria han expresado que corra a cargo de los empresarios”. En cualquier caso expresó su deseo de que se materialice pronto un acuerdo entre todas las partes y que los tres ayuntamientos y los empresarios funcionen coordinadamente en el mantenimiento del Polígono Industrial.

Por último, la asamblea de Izquierda Unida Canaria en Güímar anunció ayer la presentación de sendos escritos ante el Cabildo de Tenerife y la Dirección General de Tráfico para confirmar la legalidad del pintado de la calzada.